Reportes a Ta’readon

Después de enterarse de la expedición del Cártel Ve a las Fauces y de cómo Ve’nari traicionó a sus compañeros para monopolizar el contacto con los Surcafauces de Azeroth, Ta’lora se dispuso a aprender todo lo que pudo sobre los azerothianos y los reinos de las Tierras de las Sombras en los que se encuentran asociados, para evitar que su propio Cártel Ta esté en una mayor desventaja frente a sus rivales.

En ese sentido, Ta’lora es una comerciante del Cártel Ta y autora del reporte en el Grimorio de las Tierras de las Sombras y el Más Allá, el cual es una compilación de información para los registros del cártel y fue enviado a su superior, el Sobrestante Ta’readon.

De esta forma, traemos para ustedes los reportes de Ta’lora en su grimorio para Ta’readon en Oribos.

Prólogo del Reporte

Sobrestante Ta’readon:

Los mortales vivos surgen en las Tierras de las Sombras y, sin embargo, mantenemos información subóptima para realizar transacciones adecuadas con ellos. Seguimos ignorantes no sólo de sus numerosas identidades y culturas, sino también de lo que estos seres vivos introducen en la nueva ecuación que enfrenta a la Muerte: los vivos interactúan con una realidad que no deberían percibir, y mucho menos alterar sus diversas funciones a través de las vidas posteriores que pisan.

Mientras nos tambaleamos, los Ve calcularon los beneficios potenciales y sopesaron sus existencias como una inversión suficiente para enfrentarse a las Fauces y buscar a estos mortales, lo suficientemente importantes como para ejecutar una operación a pesar de los niveles casi imposibles de peligro y responsabilidad. Esta misiva sirve como confirmación oficial de nuestras preocupaciones: Cártel Ve ha asegurado con éxito un reclamo dentro de las Fauces.

Los detalles son escasos debido al pequeño número de participantes en la expedición de nuestro rival. Sin embargo, lo que he podido averiguar sobre el tema hasta ahora es lo siguiente:

1. Cártel Ve, consciente del riesgo, financió una aventura exploratoria en las Fauces para obtener acceso a una fuente de información sin explotar, recursos intactos, influencia incalculable y mortales vivos inexplicablemente capaces de atravesarla (ahora llamados «Surcafauces»).

2. La empresa fue un éxito absoluto. Poco después de obtener la confirmación de una posición defendible, se cortó toda comunicación con los agentes de Ve.

3. Ve’nari, la negociadora a cargo de la expedición, arregló la eliminación de sus compañeros miembros del cártel para asegurar el acceso exclusivo a sus nuevos recursos.

4. A través de estas acciones, Ve’nari se posicionó como la aliada fundamental (y, por lo tanto, el único punto de comercio disponible) de los Surcafauces, mortales vivientes libres del juicio de las Tierras de las Sombras que provienen de un mundo conocido como Azeroth. Es un nombre que usted llegará a conocer muy bien en la conclusión de este informe, ya que aparece en mis hallazgos una y otra vez.

Es imperativo que nuestro propio cártel evite estar en mayor desventaja frente a nuestros rivales. El éxito de Ve demuestra que hay mucho que aún desconocemos sobre las interacciones de la Muerte con el plano mortal y aquellos que lo habitan. Me esforzaré por aprender todo lo que pueda sobre los azerothianos y las vidas futuras en las que se asocian. Los resultados se compilarán en este grimorio para los registros del cártel.

Si bien la precisión será, por supuesto, mi máxima prioridad, gran parte de la información que pretendo transmitir dependerá de la veracidad de mis fuentes. A pesar de los mejores esfuerzos de todos nuestros cárteles para congraciarnos con los recién llegados a Oribos, los vivos se mantienen siempre cautelosos. Quizás la apariencia de nuestros trajes de encuentro, aunque diseñados para ser estéticamente agradables a las sensibilidades de los mortales, son demasiado desconocidos. O puede que sean tan atractivos, fue un error de cálculo.

De interés secundario es la diferencia de nomenclatura que existe entre nuestra especie y los mortales. Si bien, por supuesto, sabemos que la Muerte es la fuerza eterna de la magia entretejida en la estructura misma de las Tierras de las Sombras y más allá, los mortales tienen una interpretación completamente diferente, y sorprendentemente obtusa. Usan la palabra “muerte” para significar el final de su existencia dentro del plano mortal. Mis disculpas, Sobrestante, si encuentra que esa revelación es tan desagradable como yo. Pero siento que para transmitir con precisión la información sobre las percepciones de los mortales, debo, de vez en cuando, incluir observaciones desde su propia perspectiva defectuosa.

Los Ve trazaron un camino peligroso para monopolizar a nuestros nuevos asociados y finalmente fueron traicionados. Debemos actuar con rapidez, porque no estamos solos en nuestros intentos de sondear las profundidades de la Muerte para descubrir sus innumerables misterios. Que encuentre inspirador este tratado sobre la Muerte y nuestros asociados de Azeroth, Sobrestante. En el breve lapso que han pasado entre nosotros, los vivos han demostrado ser importantes para alterar el futuro de las Tierras de las Sombras.

Suya en influencia,

Ta’lora

Capítulo 9 Los Primeros y el Gran Diseño

Creo que demuestra la creatividad ilimitada de los Primeros. Hicieron todas las cosas y nos bendijeron con el Propósito.

Desde que nosotros, los negociantes, salimos por primera vez de nuestro reino de origen en nuestras grandes ciudades de barcazas que navegan las corrientes del Intermedio, nos ha impulsado, ante todo, un objetivo: aprender las verdades de los Primeros y reclamar sus antiguos secretos. El viaje comenzó buscando los centros de conocimiento que, según las leyendas, fueron formados por sus manos, como Oribos, Baraneth, Nirem-Ahn, Korthia y más. En algunos casos tuvimos éxito; en otros, continuamos nuestra búsqueda. Pero incluso cuando encontramos destinos apetecibles, cada respuesta difícil de obtener que descubrimos llevó a nuevas preguntas, que estallaron como fractales ante nuestros propios ojos.

Consultas del más allá

Cualesquiera que sean los rastros exquisitamente raros que dejaron los Primeros, son sólo fragmentos de un rompecabezas mucho más grande, uno que parece casi consciente, como una cerradura que mueve sus pestillos cuando está en peligro de ser abierta. Esa es, quizás, una explicación tan sólida como cualquier otra cuando se trata de comprender por qué sus misterios siempre permanecen tan tentadoramente fuera de alcance. Si bien se conocen pocos hechos tangibles sobre estos moldeadores del cosmos, una verdad es primordial: el primero en aprovechar el poder de estos seres místicos se convertirá en el intermediario más influyente de todos los cárteles, para siempre.

Hasta el día de hoy, Sobrestante, mantengo mi postura de que fue un error permitir que Cártel Al nos superara en la oferta de liderar la expedición para buscar el Sepulcro. Nosotros, los Ta, somos mucho más mesurados en nuestro enfoque, y estoy segura de que ya habríamos logrado el éxito en lugar de caer en contratiempos como los Al. No deseo convertir este tomo en una exposición de agravios, por lo que habiendo expresado mis preocupaciones, no hablaré más sobre el tema y, en su lugar, me centraré en nuestro camino a seguir.

Los archivos en Oribos, así como las piedras cantoras de Nirem-Ahn, confirmaron que fueron los Primeros quienes fueron los Progenitores no solo de las Tierras de las Sombras sino del tejido mismo de todas las realidades. El gran ciclo entre la Muerte y la Vida, así como los péndulos menores que oscilan entre la Luz y la Sombra, el Orden y el Desorden (todos fueron concebidos y puestos en marcha por los Primeros, junto con los panteones que encarnaban sus influencias. Y colgado en medio de estos poderes fundamentales hay un vasto plano de mundos mortales maduros con almas nacidas para servir al ciclo, un patrón magnífico de gran diseño, impecable e infinitamente complejo.

Seis fuerzas existían en conflicto. Bueno, no la lucha en la forma en que alguien como tú o yo lo vería. La oposición, seguramente, por si maligno o benigno no está clara. Hubo desequilibrio, hasta que hubo necesidad de algo más. Se juntaron (o fueron unidos, según se interprete el fractal) y dieron forma a su diseño. ¿Falsificado? ¿Escrito? ¡Conformado! La palabra exacta es esquiva. Cada uno dio una parte de sí mismo, y así se dibujó el patrón. Es la forma aquí donde el lenguaje se vuelve más claro.

Con un marco en su lugar, todo lo que ahora comprendemos llegó a ser. Como si la realidad no fuera más que un hongo frunciendo el ceño en el marco. Seis fuerzas ahora en equilibrio, y de sus intersecciones surgieron otras. Una estructura simple, que se vuelve infinitamente más compleja.

Cosmología refinada


En el curso de mi investigación sobre las Obras de los Primeros, un alma viviente de Azeroth (que pretendía ser un erudito de cierto renombre) me mostró un tomo que contenía una ilustración elaboradamente pintada que afirmaba ser una representación precisa de cómo los poderes cósmicos se relacionan entre sí.
Debo decir que, a pesar del extenso entrenamiento que completé para interactuar favorablemente con las razas mortales, ¡fue todo lo que pude hacer para ahogar mi risa burlona! En cambio, pacientemente hice preguntas sobre los orígenes de esta supuesta «cosmología» como si estuviera pendiente de cada palabra divagante de los labios del erudito.

Cuando me enteré de que este lamentable error de cálculo de una carta había pasado de manos de las razas forjadas por los titanes de su mundo, me dijo todo lo que necesitaba saber sobre lo absurdo del tomo al que se aferraba con tanto celo. ¡Por qué cada palabra dentro fue elegida para mirar favorablemente a los titanes, como si el Panteón del Orden fuera el arquitecto de un cosmos impecable! Qué típico de su clase reclamar crédito por lo que no construyeron sino que heredaron. Como ha sido bien documentado, el lenguaje de los titanes usa la misma palabra para “creado” que para “ordenado”. ¡Qué arrogancia tan descarada!

Pensé brevemente en compartir con este erudito autodenominado nuestra propia cosmología, minuciosamente investigada por las mentes más finas de los cárteles combinados, diseñada para relacionar de manera importante las verdades fundamentales del cosmos. Al final, me di cuenta de que la mortal no captaría sus sutilezas, así que en lugar de desperdiciar más esfuerzos, le agradecí por compartir su «sabiduría» y me despedí. En aras de la integridad, incluyo nuestro mapa cosmológico CORRECTO aquí como referencia.

Los misterios de los Primeros

Si bien la evidencia de la sabiduría de los Primeros nos rodea, conocemos muy pocos hechos inmutables sobre estos Progenitores. Cuándo caminaron por este cosmos por primera vez, si todavía lo hacen o si la medida de su existencia terminó en épocas pasadas, todos son misterios para los que no tenemos respuestas. Un fragmento de una palabra aquí, un poco de geometría allá: a pesar de todo el vasto conocimiento que poseemos los negociantes, en comparación con los Primeros, somos como gormlings a los pies de la Reina del Invierno.

Puedo decir con confianza que usted, Sobrestante, debe haber estado tan intrigado como yo por el prometedor informe inicial entregado por Al’firim en su viaje para localizar el Sepulcro de los Primeros. El hecho de que decodificara alguno de los glifos fue más progreso que lo que se había logrado en muchos años de estudio (aunque si «zereth» se traduce mejor como «piedra angular» o «pilar» sigue siendo un debate sutil, pero en curso).

El lenguaje de los Primeros parece cambiar y crecer a medida que encuentro mayores profundidades en él. No tengo ninguna duda de que más significados se revelarán a medida que los glifos y la geometría de esta lengua fractal se vuelvan más conocidos para mí.

Pero, lamentablemente, a medida que avanzaba el viaje y su búsqueda serpenteaba de una vida a otra y a través de los caminos más remotos de El Intermedio, cada envío posterior de la expedición de los Al contenía una coherencia alarmantemente menor. “El Escriba Loco” era como se hablaba de él en los salones de comercio de Tazavesh. Hemos conocido a otros de nuestra especie que han entregado sus intelectos a los grandes misterios, y a medida que pasaban muchos ciclos sin más contacto con la expedición, se hizo cada vez más seguro que Al’firim estaba destinado a convertirse en otra víctima de los fractales, un loco perdido en un desierto de incongruencias.

Cuanto más profundizo en los misterios de los Progenitores, menos creo que Al’firim estuviera tan loco como su cártel lo etiquetó. Los Al parecen demasiado ansiosos por desacreditar la investigación que han archivado en este nombre y se apresuran a atribuir su desaparición a una condición aparentemente problemática. Si bien la opinión popular de que la expedición de los Al tuvo un final desafortunado es, lo admito, el resultado más probable de los diversos escenarios posibles, no puedo evitar preguntarme si este individuo «loco» aprovechó su perspectiva única y tuvo éxito donde todos los demás habían fallado: localizar el Sepulcro de los Primeros. En lugar de regresar a nosotros con las manos vacías, tal vez Al’firim simplemente no pueda regresar por el gran volumen de conocimiento que se le ha revelado. La verdad de este asunto, como tantos otros, está por descubrir.

Epílogo del Reporte

Sobrestante Ta’readon

Muchas cosas siguen siendo inciertas sobre las Tierras de las Sombras y el destino de los mortales vivos que han llegado a sus reinos infinitos. Sin embargo, los hechos recopilados en la compilación de este grimorio representan evidencia innegable de que en estas aventuras los azerothianos no vinieron aquí simplemente para saquear los tesoros de las vidas posteriores que enhebran; más bien, arriesgan su propia existencia para protegerse de aquellos con sus propios deseos maliciosos y diseños para la muerte.

Luego de revisar las historias transcritas en este grimorio, los insto a considerar las verdades que se enfocan:

1. De todos los mundos del plano mortal, está claro que Azeroth es de particular interés para el Carcelero y sus aliados. Se citan ejemplos de esta fijación a lo largo de este tomo, y aunque todavía no comprendemos la razón o las implicaciones de esta verdad, debemos asumir que este mundo juega un papel fundamental en los objetivos finales del Desterrado.

2. Es posible que los niños vivos de Azeroth hayan cruzado prematuramente a las Tierras de las Sombras, pero descubren y desentrañan sus intrincados misterios una y otra vez a un ritmo acelerado, mientras que nosotros, los nativos buscadores de la verdad, a menudo nos hemos quedado bloqueados en nuestra propia investigación. Poseen una libertad mental y de destino de la que nosotros, los habitantes de la Muerte, parecemos carecer.

3. Los campeones de Azeroth han desafiado con éxito las formas inmutables de las vidas posteriores por las que viajan, restaurando la fuerza de los cuatro pactos y trayendo la unidad donde antes sólo había división. Si bien queda mucho por hacer, no podemos subestimar el valor de las oportunidades que nos ha brindado su intervención.

4. Las Fauces y el poder de su amo continúan creciendo. Dada su historia demostrable de una habilidad casi sobrenatural para reclamar la victoria frente a una derrota segura, estos héroes de Azeroth pueden representar su mayor esperanza de frustrar con éxito la campaña del Carcelero. Nosotros, los negociantes, debemos esforzarnos al máximo para garantizar que el futuro que nos forjan sea uno que se alinee con nuestras propias metas y aspiraciones.

Debo admitir que este grimorio es bastante inadecuado al proporcionar un relato exhaustivo de los ritos completos de todas las razas de Azeroth y de lo que los vivos son verdaderamente capaces de hacer en la Muerte, pero sigo estando sumamente segura de que este tomo ha demostrado suficientemente que este mundo mortal, Azeroth, debería estar siempre a la vanguardia de nuestras mentes y maquinaciones. Y que por sus manos las Tierras de las Sombras han cambiado para siempre.

Cuando se confirmó el informe inicial de que los Ve habían abierto una brecha en las Fauces, muchos miembros de nuestra familia (perdonen la taquigrafía mortal, pero confieso que me gusta cada vez más) lamentaron la oportunidad perdida, especialmente cuando vemos que Ve’nari sigue cosechando las recompensas de sus tratos con los Surcafauces. Para garantizar que nuestro cártel no sólo logre la paridad, sino que de hecho se eleve a la vanguardia de la rentabilidad, debemos actuar aún más audazmente que nuestros rivales. Propongo que dejemos de lado los riesgos monumentales y las justificaciones que inevitablemente frustrarían nuestro progreso y decidamos reclamar un mercado que antes se consideraba imposible para nuestro cártel: el avión portal.

Nuestra ventana de oportunidad, en la forma de los cielos en ruinas de Azeroth ahora conectados con las Tierras de las Sombras, puede que no permanezca abierta indefinidamente. Cuando lleguen a reconocer el mismo potencial que yo, confío en que me encontrarán de pie entre sus pioneros elegidos.

Suya en futuros emprendimientos,

Ta’lora.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s