Campaña de los Noctifeéricos

El Primus dejó una advertencia para la Reina del Invierno de Ardenweald, por lo que el aventurero tiene la tarea de entregársela. Hogar de los Noctifeéricos, Ardenweald es el más allá de las almas estrechamente ligadas a la Naturaleza y ha sentido profundamente los efectos de la sequía del ánima. En un intento por consolidar y salvar tantas semillas silvestres como sea posible, el aventurero ayuda a mover una semilla silvestre acosada por terribles pesadillas para protegerla de los Drust.

Con la ayuda de algunos de los Night Fae, el aventurero completa un ritual para ahondar en los recuerdos de esa semilla salvaje. Después de revivir su origen, su traición y su fin, nosotros, conocidos como el Surcafauces, nos damos cuenta de que la semilla salvaje es la de la propia Soñadora, Ysera. Con la ayuda de la Reina del Invierno, las feéricos de la noche despiertan a Ysera. Ahora que el aventurero tiene la atención de la Reina del Invierno, le proporcionan el mensaje de Primus. Se necesita mucha más ánima para mantener al Carcelero en las Fauces, por lo que le pide al Caminante de las Fauces que se acerque a los venthyr de Revendreth en busca de ayuda.

La traición de Sire Denathrius se muestra al revelarse que el provocó la sequía de ánima y vaciar sus vastos depósitos en las Fauces, el cual se encuentra aliado con el Carcelero. Después de informar a Tal-Inara lo sucedido en Oribos, solicita a Kah-Delen que convoque a los representantes de cada pacto al Enclave y junto al surcafauces para discutir los asuntos en la reunión de los Eternos restantes.

Intro: El corazón del Bosque

Después de elegir al Pacto de los Noctifeéricos, regresaste a Ardenweald. Ahí te otorgaron acceso al Corazón del Bosque. Con una Multitud de almas de Ardenweald presentes, recibiste la bendición de Forma de alma, el primero de los muchos regalos que reciben quienes se unen al pacto. Luego te enteraste de que tenías que rendirle honor a una tradición muy importante: ¡tu gran presentación!

Parte 1: ¡Por la reina y la arboleda!

Gracias a algunos amigos, y con un poco de magia, protagonizaste una obra teatral que recreaba los sucesos dramáticos de Azeroth que te llevaron a las Tierras de las Sombras. Tu actuación no solo impresionó a la Corte de la Noche, sino también a la Reina del Invierno.

Ysera, que estaba entre el público, se enteró de que lo que creía sueños y pesadillas eran en realidad visiones de acontecimientos de Azeroth. Mientras te llevaba al Corazón del Bosque, Ysera te contó que también había soñado que Tyrande Susurravientos se convertiría en la Guerrera Nocturna, y que estaba preocupada por el futuro de Tyrande y de Ardenweald.

Después de que te presentaran como corresponde ante los noctifeéricos, juraste lealtad a su Pacto en una ceremonia presidida por la Reina del Invierno.

Parte 2: Torghast

El Alto Señor Bolvar Fordragón te envió a Torghast, la Torre de los Condenados, para rescatar a Baine Pezuña de Sangre de las garras del celador Arkoban.

Con Baine a salvo en Oribos, regresaste a Torghast con una de las llaves del celador para seguir explorando la torre. Tu búsqueda te llevó hasta un prisionero misterioso conocido como el Tallarrunas.

Recuperaste uno de los recuerdos del tallarrunas de las Fauces, y luego colaboraste con Ve’nari para liberar una de sus ataduras. A cambio, el tallarrunas te ofreció ayuda para fabricar armaduras poderosas.

Recrecimiento

Después de llevar las almas rescatadas de regreso a Ardenweald, aprendes mas del Corazón del Bosque y los poderes que yacen dormidos en sus raíces. También recibes la bendición del lazo de alma y te enlazas con Niya.

Parte: 3 Hija de la Guerrera Nocturna

Ysera te pidió que te encontraras con Shandris Plumaluna en Oribos para ayudarla a recueperar a Tyrande Susurravientos de las Fauces. Ayudaste a Shandris a ubicar a Tyrande, cuyos poderes como Guerrera Nocturna le habían permitido abrir un camino de destrucción entre las filas del Carcelero, pero también amenazaba con destrozarla.

Siguieron a Tyrande hasta Torghast, donde conociste el poder de la Guerrera Nocturna en Tyrande y encontraste varias almas kaldorei cautivas. Tyrande se negó a volver contigo y Shandris, con el pretexto de que no se dentendría hasta asesinar a Sylvanas.

Volviste a Ardenweald, donde las almas que habías liberado podrían tener paz. Ysera y Shandris se comprometieron a buscar la forma de salvar a Tyrande del poder devastador de la Guerrera Nocturna.

Anuncios

Parte 4: El Jefe

Bwomsandi se acerca a nosotros para advertirnos que todo Ardenweald estaba en peligro. Nos pide ayuda, ya que la Reina del Invierno es demasiado orgullosa para lidiar con los loa. Nos pide que nos reunieramos a él en el Otro Lado y menciona que Ardenweald es donde los espíritus loa van a renacer después de morir en Azeroth no sin antes revelar que alguien muy poderoso estaba haciendo desaparecer a los espíritus loa bajo las narices de la Reina del Invierno.

Por lo tanto, él y nosotros, el “Surcafauces”, investigamos las semillas silvestres dentro de las Pozas Tranquilas, en donde descubrimos que tanto Dambala como Hakkar estaban desaparecidos.

Bwonsamdi queda brevemente aturdido al enterarse de que su jefe, Mueh’zala, estaba detrás del robo. Declarando que Mueh’zala había ido demasiado lejos esta vez, dirige al Surcafauces con un ataque contra los leales de Mueh’zala hasta el punto de matar al Sumo Sacerdote Rakazodu y descubrió que Mueh’zala estaba resucitando a Dambala y Hakkar para servir en su ejército.

Sabiendo que Mueh’zala tenía que ser detenido, Bwonsamdi se dirigió a la Reina del Invierno en busca de ayuda, quien inicialmente creyó que era una mera disputa entre loas, antes de enterarse del verdadero alcance de los planes de Mueh’zala. Por acudir a la Reina del Invierno en busca de ayuda, no se ganó nada más que desdén por su antiguo jefe, y Mueh’zala declaró que el tiempo de Bwonsamdi había terminado, su poder gastado y que venía a cobrar.

Cuando se enteró de la traición de Mueh’zala, la Reina envió a los Cazadores Salvajes a expulsar del bosque a los esbirros del loa de la muerte. Por ello es necesario luchar junto a los cazadores y las cazadoras contra las fuerzas de Mueh’zala hasta lograr derrotar a Dambala y expulsar a los seguidores de Mueh’zala de Ardenweald.

Parte 5: La maldición de la Guerrera Nocturna

Ysera te contó sobre Thiernax, un alma mortal de Ardenweald que había sido guerrero nocturno en su mundo, envía a Shandris al Surcafauces a buscarlo Conociste a Thiernax y te enteraste de que el enorme poder de la guerrera nocturna lo había matado a él y a su marido, Qadarin. Mientras luchaban contra unos spriggans malignos en el Jardín de la Noche, el líder de la banda maldijo a Qadarin con su último aliento.

Baya Lunar te envió a buscar información sobre cómo contrarrestar la maldición para salvar a Qadarin mientras fuera posible. Siguiendo las instrucciones de un pergamino, se consigue todo lo necesario, incluido un objeto que simboliza el amor entre Ysera y su hermana Alexstrasza, una muestra de amor perdido.

Ysera creía que podía encontrarse con Alexstrasza como algo que le había dado a su último consorte principal; Korialstrasz. Sin embargo, aunque Alexstrasza había amado a Korialstrasz, nunca había amado a nadie más que a Ysera. Así, la Reina Dragón le dio al Caminante de las Fauces, una pequeña escultura de Ysera, que conmovió profundamente a Ysera cuando vio que su regalo era la muestra del amor perdido.

Anuncios

Baya Lunar nos ordena conseguir el secreto de contrarrestar maldiciones obtener ánima y para ello era necesario realizar un sacrificio de parte los spriggans ya que ellos hicieron el desastre y ademas de sembrar el caos en Tirna Scithe. Baya Lunar nos dice que uno de los componentes que se mencionan en el pergamino es un secreto jamás compartido. Ella nos envía con la Vigía Carriflor, la fisgona favorita de la Corte de la Noche quien tiene dicho libro lleno de secretos y contra-maldiciones. Carriflor requiere recuperar dicho libro ya que fue perdido al escapar de las arboledas que fueron atacadas por los drust y aquellos habitantes de Ardenweald poseídos por la maldición drust. Una ver que ayudemos a Carriflor en conseguir dicho registros, podrá ayudarnos a disipar la maldición de Qadarin. Así, se rompió la maldición de Qadarin. Agradecido, Thiernax prometió ayudar para salvar a Tyrande del destino trágico de la Guerrera Nocturna.

Actualización del Sagrario : Potenciamiento del Corazón del Bosque

Se ha conseguido la cantidad de ánima suficiente, donde ahora la Reina del Invierno podrá fortalecer el Corazón del Bosque.

Actualización del Sagrario : El vivero de la Reina del Invierno

Todo tiene un final. Y, sin embargo, en cada final encontramos un nuevo comienzo. Ese es el ciclo de la naturaleza.

Los espiritus de las arboledas de la Reina del Invierno son fundamentales para el ciclo. Sin ellos, la naturaleza misma comienza a moir en el reino mortal. Cada pérdida es una tragedia. Cada espíritu salvado, un triunfo.

Este es uno de los espíritus que ayudaste a salvar de una arboleda agonizante y de la locura de los drust.

6 De Drust a Drust

Lord Herne, líder de la Cazadores Salvajes, envía a Ara’lon a la cabeza de un grupo de caza a la Arboleda Espina Negra cerca del Corazón del Bosque, que ha sido invadido por los drust y noctifeéricos enmascarados. Cuando no regresaron, Lord Herne envia al Surcafauces para encontrarlo usando máscaras para infiltrarse en la arboleda. Ara’lon y adalid descubren que de su grupo de caza, solo Gwyeir aún estaba viva, pero fue corrompida por la maldición Drust.

Ysera se unió a Ara’lon para tratar de salvar a Gweyir de la maldición drusts, enviando al Caminante de las Fauces con Ulfar, el Alto Orador de Espinas en busca de orientación. Sin embargo, esto sería en vano, ya que se descubrió que no había forma de liberar a los poseídos por los Drust. Regresamos con un poderoso fetiche para buscar a Kivarr, una antigua oradora de espinas.

Tu búsqueda de Kivarr te llevó a la Arboleda del Anochecer, donde los drust la tenían cautiva. Después de rescatarla, Kivarr te envió a ti y a Ara’lon a buscar componentes especiales para un ritual para romper la maldición. Lamentablemente, Ara’lon nunca regresó, y te enviaron a cumplir la misión en su lugar.

Aunque el Surcafauces y Kivarr realizaron el ritual, no lograron romper la maldición. Gweyir murió, con lo que quedó demostrado que los feéricos que caen bajo el poder de los drust no tienen salvación.

7 El Cazador Astado

Thiernax te informó sobre una posible forma de salvar a Tyrande del destino de la guerrera nocturna: dispersar su poder repartiéndolo entre otros que habían sido guerreros nocturnos y curas almas ahora descansaban en las Tierras de las Sombras. Para encontrarlos, Lord Herne de los Cazadores Salvajes sugirió que buscaras al afamado Cazador Astado, Huln Altamontaña.

Huln aceptó a ayudarnos a buscar a los otros guerreros nocturnos en las Tierras de las Sombras, pero primero debía cazar a la presa que tenía asignada. Ayudamos a Huln a rastrear a un devorador enorme, un devorador de mundos llamado Voras. Huln y tu pusieron una trampa para su presa y la derrotaron. Fiel a su palabra, Huln comenzó su búsqueda de otros que alguna vez hubieran portado el manto de la guerrera nocturna.

8 Trato por un loa

En su necrópolis en Nazmir, Bwonsamdi nos revela en compañía de Vol’Jin que había sido Mueh’zala quien engañó a Vol’jin para que nombrara a Sylvanas como Jefa de Guerra de la Horda, y que había enviado a un antiguo espíritu de la naturaleza a las Fauces.

Con la ayuda de Vol’jin, rescatamos no solo al espíritu, el dios salvaje Ashamane, sino también a los loa Hir’eek y Shadra. También encontramos a Rezan, pero ya era demasiado tarde para salvarlo. El loa de reyes le transfirió lo último de su esencia a Vol’jin.

Al regresar con la Reina del Invierno, se sorprende al saber que el alma mortal de Vol’jin tenía los restos de un loa. Aunque no podía garantizar qué destino le aguardaba, la Reina le permitió a Vol’jin entrar en letargo en una semilla silvestre junto con los demás espíritus.

9 Drust y cenizas – Final del parche 9.0

Junto con los Cazadores salvajes, atacaste el último bastión de los drust en Ardenweald y luchaste contra su líder, Gorak Zhar. Pero tras asestar el golpe final, te enteraste de que habías luchado contra Ara’lon, poseído y disfrazado. Con su último aliento, Ara’lon nos advierte que el bastión era una distracción y que el verdadero objetivo de los drust era la Arboleda del Despertar.

Ysera nos lleva de regreso al Corazón del bosque y, en el camino, inflige un sueño eterno a todo el ejército drust que pudo alcanzar. Conmovida con la pérdida de otro sirviente leal, la Reina del Invierno usó su gran poder. Con la fuerza que le otorga al Surcafauces mediante la bendición de la reina, es capaz de recuperar la Arboleda del Despertar, derrotar a Gorak Zhar y poner fin a sus intentos por conquistar Ardenweald.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s