Zandalar: Nazmir y la Expedición de Talanji

Aunque antes era el corazón brillante de la civilización trol, Nazmir ahora es un pantano plagado de los despojos ruines y desoladores de su antigua grandeza. En la actual capital trol de Zuldazar, los padres asustan a sus hijos para que obedezcan diciéndoles que, de lo contrario, los hechiceros de sangre de Nazmir los secuestrarán mientras duermen. Y aquellos que se atreven a aventurarse en el pantano practican el hábito terrible de desaparecer y jamás regresar. Los trols de sangre de Nazmir son monstruos que se aparecen en las peores pesadillas de todos los niños zandalari, y con buena razón.

Uno de los conflictos que tiene más urgencia según la Princesa Talanji es el peligro que genera los Trols de Sangre en la región de Nazmir. Anticipándose a un asalto de trols de sangre en Zuldazar, la Princesa Talanji envía campeones de la Horda a Nazmir para hacer frente a la amenaza que representan para el Imperio Zandalar. Rokhan y otros trolls Lanza Negra también se unen con los trolls Zandalari para formar una expedición a lado de la Princesa Talanji a los pantanos.

Nazmir es una ciénaga primordial repleta de una vasta variedad de insectos y bestias peligrosas. Las edificaciones y los templos desperdigados por la región, otrora majestuosos, ahora pintan un paisaje nefasto de ruinas desoladas. La vegetación se ha encargado de cubrir sus paredes de piedra para recuperar su tierra poco a poco. La peligrosa travesía, en compañía de la princesa Talanji, comienza en uno de los tantos caminos inundados de Nazmir.

Capítulo 1: En las Profundidades del Pantano

Al llegar a Nazmir, desde la frontera norte de Zuldazar, el aventurero es guiado por Talanji en búsqueda de sus tropas. Al llegar a la avanzada más cercana se da cuenta de que los Trols de Sangre masacraron a su pueblo.

Se decide quemar los cadáveres zandalari con una Antorcha ceremonial bendecida por los sacerdotes de Bwonsamdi. Estos troll zandalari asesinados fueron enviados por el Imperio en labores de reconocimiento de la zona y protección de la frontera norte, donde cayeron victimas de sacrificios, rituales y profanamiento de cuerpos. Furiosa, Talanji decide aniquilar a los Trols de Sangre pidiéndole la ayuda al aventurero hasta llegar a su líder, la Matrona Ateena.

Ateena logra escapar y dirigirse hacia su base. Talanji descubre que el ejército de trols de sangre es más grande de lo que pensó y se enteran del pacto con G’huun a quien consideran un loa. Siguiendo sus pasos, descubren que los trols de sangre están potenciando una construcción en el centro de Nazmir: el Corazón de la Oscuridad, que formaba parte de los alrededores de la ciudad y templos de Atul’nazman.

Después de huir del ataque de Ateena y una horda de trols de sangre, nos refugiamos en las Ruinas de Zul’jan donde Rokhan ya tenía el lugar controlado y purificado, estableciéndose como una base momentánea.

Talanji decide hacer frente a la amenaza en Nazmir, pero necesita un plan. Es consciente de que necesita más poder para detener a los trols de sangre. Solo queda una opción, buscar el favor de los loa de la región de Nazmir. Seres antiguos y poderosos que viven en compañía de sus adoradores y seguidores, donde sin duda descansan en sus respectivos templos que son

  • Torga el loa tortuga, benevolente y sabio.
  • Krag’wa el loa rana, intolerante a la maldad.
  • Hir’eek el loa murciélago, astucia y poder.
  • Bwonsamdi el loa de la muerte. Poderoso, astuto y peligroso.

En busca del loa de las tumbas

Talanji encuentra un monumento que se parece a los santuarios de Bwonsamdi en Zuldazar, pero es mucho mas antiguo, acompañado de ofrendas. Alguien adora al loa de la muerte en Nazmir, por lo cual decidimos seguir, permitiendo encontrar a Hanzabu, quien va camino al templo del loa.

Hanzabu nos lleva a las Ruinas de Zo’bal protegido con un hechizo protector de troll de sangre. Para ganarnos la confianza de Hanzabu, debemos ayudarle a restaurar los puntos espirituales del templo, donde incluso encontraremos alguna que otra alma atrapada en el lugar en espera de encontrarse con Bwonsamdi.

Capítulo 2: Un Pacto con la muerte

El loa que se encuentra más cerca es Bwonsamdi, el loa de la Muerte. Para realizar un trato con él, el aventurero se une junto a Hanzabu para lograr complacer al loa de la muerte y obtener su bendición.

Hanzabu, uno de los devotos de Bwonsamdi, conduce a la expedición a la Necrópolis para encontrarse con él. El loa era consciente del poder que estaban aglutinando los trol de sangre que habían llegado a las puertas de su templo y estaban abandonando el culto hacia él en favor de G’huun.

Mediante varios trabajos y rituales el aventurero logra ganarse el favor del loa de la muerte y entregar varias almas en la Necrópolis. Finalmente, el lugar es atacado por Ateena, la líder de los trol de sangre, quien apareció e interrumpió el ritual de vinculación del aventurero con Bwonsamdi, éste declaró que habían llegado demasiado lejos atreviéndose a atacarlo en su propio templo y aseguró que se arrepentirían, donde nuevamente es derrotada por el Aventurero.

Capítulo 3: Hermana Clandestina

Mientras el aventurero se dirige a la Necrópolis a encontrarse con el loa de la muerte en las Ruinas de Zo’bal, un forastero llega a interrumpir la charla que tenemos con Hanzabu. Se trata del Médico Brujo Kejabu quien nos dice que ha encontrado la guarida del loa murciélago Hir’eek cerca de Zalamar, un asentamiento de los sacerdotes de Hir’eek

Kejabu trae un pedido urgente a fin de adentrarnos en Zalamar, para pedir ayuda al loa en la guerra en Nazmir a lado de Talanji, pero descubre que está plagado de trols de sangre, seguidores de G’huun, el Dios de Sangre.

Por lo que a Kejabu se le ocurre hacer un ritual para disfrazarnos de matriarca de trol de sangre. Nos informa que las hembras trols de sangre están a cargo de los grupos de guerra y debemos de lucir como ellas. Sin embargo, debemos tener cuidado porque el disfraz no es infalible.

En Zalamar, descubrimos que el gran Hir’eek, el Señor del Cielo de medianoche, loa de los murciélagos está conspirando con G’huun y los trols de sangre y que hay un espía zanaldari entre el enemigo.

Se trata de Jo’chunga, un troll zandalari disfrazado de un troll de sangre, el cual su especialidad es hacer pociones y venenos y nos ayuda a distraerlos de su planes principales y detener a Hir’eek. Para detenerlo, Hir’eek es asesinado por un aventurero de la Horda con la ayuda de Jo’chunga y su veneno en el Santuario de la Medianoche. Su muerte fue llorada por los Zandalari. Como Dios salvaje, su espíritu presumiblemente regresó al Sueño Esmeralda.

Capítulo 4 – Poder de Tortuga

Mientras Talanji se entera de la situación de Hir’eek y Bwonsamdi, se une a la peregrinación tortollana en Nazmir para visitar a Torga, el loa tortuga. Rokhan se adelanta para conseguir un nuevo punto de control en la zona, mientras que la Princesa camina con Lashk, y más adelante se une Kisha para escuchar las historias de Torga. Cuando se descubrió que la tortuga loa Torga había sido asesinada por los trolls de sangre, Talanji y los tortollanos pidieron a Bwonsamdi que se comunicara con el espíritu de Torga. Bwonsamdi solo cumpliría con un trato, el alma de otro loa a cambio de comunicarse con Torga, pero Talanji lo negó tanto para diversión de Bwonsamdi. En cambio, las almas de los trolls de sangre que habían comido la carne de Torga se usaron a cambio de comunicarse con Torga.

Se dan cuenta con la ayuda de Bwonsamdi, que fue asesinado por los Trols de Sangre y su cuerpo convertido en hogar para uno de los heraldos de G’huun. Junto con Talanji y los tortolianos logran purgar el lugar y las corrupciones que rodean las aldeas cercanas para quitarle poder al heraldo, Jungo. Luego de derrotar a Jungo y eliminar toda amenaza del cuerpo del loa, se descubre que Torga no esta muerto, si no resucita en una pequeña tortuga.

Capítulo 5: Amistad con las Ranas

La Cazadora de las Sombras Mutumba solicita ayuda en la investigación de Ranastanque. Allí encontramos al médico brujo Zentimo, sacerdote vudú de Krag’wa quien se está gravemente herido por los trolls de sangre. El aventurero es enviado a recuperar los ídolos de Krag’wa en el área y matar al líder local de los trolls de sangre: la Madreguerra Boatema. El lugar se encuentra lleno de cadáveres de seguidores y engendros del loa de las Ranas Krag’wa.

El adalid se encuentra con Krag’wa en su guarida, y la rana loa le pide al campeón de la Horda que realice el Rito de Krag’wa con el cuerpo de Zentimo. En este ritual, se libera el espíritu del médico brujo, y muchas ranas salen de su cuerpo. Krag’wa sufre la perdida de todos sus seguidores, adoradores y sacerdotes que vertían su fe en él. Después de ayudarlo, alimentarlo e infundir su antiguo poder contenido en unos totems, se vuelve lo suficientemente poderoso como para atacar el campamento de troll de sangre cercano, dando inicio a su venganza contra los troll de sangre que atentan contra su vida. . Una vez liberado del asalto de los trols de sangre y recuperaría sus poderes para desatar la furia contra diferentes agrupaciones de los trols de sangre en Nazmir y cerca del santuario del loa de las ranas.

Después de asesinar al corrupto loa Hir’eek, tener un pacto con Bwonsamdi y haber ayudado en la resurrección de Torga, Krag’wa sería el último loa en contactar y unirse a la expedición de Talanji en Nazmir.

Capítulo 6: Desata el bum, construcción del M.I.D.A.S

El Escuadrón Goblin se une a la Expedición de Talanji en Nazmir para enfrentarse a los Troll de Sangre, G’Huun e incluso los Nagas que azotan las costas del pantano.

Después de su accidente marítimo en las costas de Nazmir, los Goblin solicitan ayuda para apropiarse de un lugar para atracar las embarcaciones. El Escuadrón se encarga de reconstruir el Meca Increíble de Destrucción y Aniquilación Sistemática mejor conocido como M.I.D.A.S. con algunas partes del midas original, chatarra encontrada en el lugar y reliquias de titán ancestrales que fueron saqueadas por los nagas posiblemente de los templos de Nazwatha, Atul’nazman y alrededores.

Después de hacer pruebas de uso contra los nagas, deciden partir donde se agrupa la expedición para formar parte de las furezas de la Talanji y la Horda en Nazmir.

Capítulo 7: Todo contenido

Lashk nos cuenta que cerca del campamento hay un guardián titánico desactivado. Desde que ayudamos al loa Krag’wa, el guardián ha tratado de reactivarse a si mismo. Al portar el Corazón de Azeroth, el amuleto con forma de titán como dice Lashk ayudaría a reiniciarlo, y que nos ayudaría tener de nuestro lado la fuerza de un titán en contras de los trols de sangre. El Guardián titánico Hezrel es uno de quien se encuentra a cargo de contener la corrupción dentro de Nazmir y revisar los posibles daños a los sistemas y complejos titánicos.

El Guardián del Titán Hezrel fue un observador titánico que una vez vigiló al Dios Antiguo G’huun en Uldir, en Nazmir. Con el tiempo, cayó en mal uso y la gente de Nazmir creía que era simplemente una estatua antigua.

Al reactivarlo, nos pide ayuda para recuperar diferentes restos de poder en la zona para efectuar una contención. Primero, en el análisis del área indica la presencia de espíritus deambulantes revestidos con armadura blindadas, las cuales se detecta restos de blindaje titánico en la armadura. Herzel tiene la capacidad de fundir blindajes y reforjarlos en armas para luchar contra las fuerzas de la corrupción. Segundo, los niveles de corrupción son inaceptables y la vegetación ya fue contaminada, y tercero, la reactivación de otros guardianes titánicos asignados en la zona.

Herzel también requiere reparar a los guardianes titánicos del área de Nazmir, incluso necesita reparar los sistemas auxiliares. Pero primero requiere extraer información de núcleos de datos de tres guardianes titánicos caídos. Aunque solo se encuentran 2, Shavras y Bolcan en pésimas condiciones.

Herzel resume su misión en los objetivos de reiniciar los sistemas auxiliares, alcanzar estructuras cercanas, restaurar todos los sistemas principales y sellar la corrupción. Algo curioso de Herzel es que no encuentra en su base de datos la definición de “trol de sangre”, presumiendo que son simplemente vida corrupta.

Durante la Guerra de Sangre, Hezrel es reactivado y, a través de él, la princesa Zandalari Talanji se enteró del complejo titánico existente en Nazmir y de lo que contenía, el significado de los sellos gigantes giratorios, así como el gran secreto que mantiene Dazar’alor y la conexión de las 3 grandes ciudades – templo en Zandalar.

Hezrel descubrió que los niveles de corrupción de Nazwatha y Nazmir son inaceptables y debemos encargarnos de ello, al dirigirse a las profundidades de lo que conocemos como Bardoma y que conecta con la estructura del complejo titánico de Uldir, la primera raid de la expansión.

Capítulo 8: Desangrando a los trols de sangre

La expedición de Talanji cuenta con grandes aliados para enfrentar la amenaza de los trols de sangre en Nazmir y su Dios de la Sangre G’huun. El Escuadrón Goblin no es capaz de mover su meca rápidamente en la selva, por lo que tienen que transportarlo por bote en el rio hasta las Ruinas de Zul’jan.

Una vez que Talanji llega a las Ruinas de Zul’jan al lado de Rokhan, se da cuenta que hubo una batalla. Los trols de sangre estaban luchando contra los guardias cuando llegó al campamento mientras escoltaba a los aliados tortollanos, así que pudieron dar un contrataque.

Con todas las fuerzas reunidas, fue momento convocar a todos los guerreros. La Expedición de Talanji se prepara para dirigirse al Barranco Sangre Ardiente motivandolos con un discurso en las Ruinas de Zul’jan a todos sus aliados en compañía de los tortollanos, los loas de Nazmir de la muerte y las ranas, los Trols Lanza Negra y Zandalari, así como el Escuadrón Goblin acompañados de M.I.D.A.S.

La Batalla de Barranco Sangre Ardiente da inicio con Talanji dirigiendo el ataque contra los trols, las matronas, asi como la destrucción de tótems y conjuros. Una vez de haber ganado terreno, M.I.D.A.S. es posicionado para atacar las barricadas que evitan el paso. Mientras salvamos a soldados heridos, se presenta la ayuda de Bwonsamdi. Este Loa de la muerte no nos dejará morir tan fácil, dejando en claro que aun tenemos una deuda y un pacto pendiente, tomando como pago las almas de los trols de sangre caídos.

Talanji y Rokhan unen fuerzas para enfrentarse de una vez por todas con la Matrona Ateena. Despues de una ardua pelea, Ateena está decidida a despertar al Guardian Taloc. Es aquí donde el Escuadrón Goblin y M.I.D.A.S. entran en acción bombardeando el gigante, pero sin exito debido a un gran escudo de sangre.

Krag’wa aparece para ayudarnos a saltar hasta la superficie de la pirámide, teniendo de nuevo la oportunidad de enfrentarnos con la Sacerdotisa de Sangre. Después de una pelea (por 5 vez) con Ateena, es derrotada y el escudo de sangre es disipado, listo para que M.I.D.A.S ataque de nuevo, enviando al guardián titánico hasta las profundidades del complejo titánico de Uldir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s