Shadows Rising: Extracto 1: Intento de asesinato a Talanji

El pasado 7 de Febrero se anunció la noticia del nuevo libro titulado Shadows Rising que funcionará como preludio que viviremos en la nueva expansión de Shadowlands. El resumen o descripción del libro que se publicará nombra de primera mano la participación de diferentes personajes principales y secundarios que forman parte de la Horda y la Alianza. Para más información dale clic en el siguiente enlace del blog:

Shadows Rising – Nueva novela de Shadowlands

Shadows Rising, la nueva novela de World of Warcraft para Shadowlands.

En este primer extracto del libro fue publicado por Blizzard Watch en la siguiente URL, https://blizzardwatch.com/2020/02/07/shadows-rising-warcraft-novel-shadowlands/ ; El Consejo de la Horda recien formado festeja una reunión para debatir la forma de liderazgo y toma de desiciones de la Horda en la Ciudad de Orgrimmar después de lo sucedido en la Puerta de Orgrimmar como acto final de la 4ta Guerra, la derrota de N’Zoth y la firma de Amnistía de Guerra con la Alianza. En dicha reunión Zhekan toma protagonismo al evitar que la Reina Talanji sea asesinada. Algunos de esos pequeños detalles resumidos son los siguientes:

El extracto está traducido por lo que algunas palabras pueden variar del contexto original.

Extracto No. 1 – Intento de asesinato a Talanji

Zekhan no había evitado la implacable bota de guerra al quedarse quieto. No, aprendió a hacerse útil, a seguir siendo útil y a saber cuándo había llegado a su fin. No había estado estacionado al lado de Varok Saurfang en las Murallas de Lordaeron al girar los pulgares o tomar una siesta. Y así, no se quedó quieto mientras su comandante entraba en un intercambio tranquilo e intenso con el chamán del Anillo de la Tierra.

Zekhan casualmente dio un paso detrás del líder alto y bien armado de los trolls de Lanza Negra, Rokhan, usando su sombra como una especie de ocultación, ignorando los gritos y vítores de la multitud mientras los miembros del consejo reunidos y sus variados guardaespaldas, asesores y las perchas se retiraron a la sombra tentadora de las carpas para fiestas. Zekhan no era tan tonto como para pensar que esos vítores de celebración eran para él. No, él estaba en una sombra y era una sombra: primero la de su padre, luego la de Saurfang y ahora la de Thrall.

Y como una sombra, se arrastró, buscando algo lo suficientemente interesante como para ocupar su tiempo. “Mantén tus manos ocupadas y tu mente aguda“, le había dicho su padre Hekazi cuando Zekhan todavía estaba a la altura de una rapaz. “Y nunca querrás trabajar ni divertirte“.

El trabajo y la diversión tendrían que ir de la mano ese día. Un círculo de tambores con un trío de bailarines salvajes se había establecido fuera de las carpas para dar la bienvenida a los estimados invitados. Observó al duende, Gazlowe, acercarse sigilosamente a los tambores, dando dos pasos tontos y haciendo reír a los bailarines. La música, el ritmo constante e infeccioso de la misma, se extendió gradualmente a los demás que se acercaban a la tienda, los hombros tensos se movían al ritmo, los ojos entrecerrados se ensancharon con aprecio por las bailarinas talentosas (y con poca ropa).

Solo Talanji y su contingente Zandalari estaban separados. El desprendimiento separado. No estaba exactamente sorprendido. Si bien el Consejo de la Horda la había acogido a ella y a su gente calurosamente, su respuesta hasta el momento no había sido más que fría. Zekhan la había vigilado de cerca, intrigado y, ciertamente, un poco enamorado de la bella reina. Tenía los colmillos más delicados y ojos azules llamativos…

Ella también, claramente, tenía mal genio.

Talanji caminaba de un lado a otro en el extremo sur de las mesas de fiesta, una joven troll de piel turquesa y cabello amarillo que avivaba a la reina con una enorme hoja de palma. Molesto con las pequeñas ráfagas de viento, Talanji golpeó a la chica y la alejó. Zekhan frunció el ceño. ¿No había habido más guardaespaldas con Talanji cuando llegaron? ¿O había desaparecido una de sus doncellas? Orgrimmar no era la ciudad más confusa para navegar en el mundo, pero quizás uno de los Zandalari se había perdido de camino a la reunión esa tarde.

Tal vez, pensó. Tal vez. Se acercó, sintiendo una oportunidad. La Horda necesitaba todas las ventajas que pudiera obtener, y eso significaba asegurar de nuevo la fe de Talanji. Su aliado afligido no parecía dispuesto a unirse a ellos en la guerra o la paz, o dispuesto a proporcionar tropas. O listo para abrazar el consejo. No, ella no parecía muy impresionada en absoluto.

“¿Puedo servirle, majestad?”

Zekhan hizo una reverencia y sacó su sonrisa más deslumbrante. La chica que avivó a la reina hizo un pequeño sonido de alarma. La reina misma lo miró fijamente, a través de él, y luego puso los ojos en blanco.

¿Y cómo podrías ser útil?” Sus ojos agudos sin duda captaron sus humildes prendas y la suciedad debajo de sus uñas. Mientras tanto, ella y sus sirvientes brillaban como chinches al anochecer.

Ya sé que estás buscando un poco de luz. Si necesita un recado o una copa de vino fresca… —“

Talanji inclinó su cabeza hacia un lado, sus aretes tintinearon suavemente mientras lo interrumpía. “¿Me estás espiando ahora?”

No es la respuesta que esperaba. Zekhan retrocedió, ya preparándose para la conferencia que Thrall le daría por molestar a la reina. Levantó los brazos como si se rindiera, un escalofrío le invadió, como si alguien hubiera rastreado la punta de un cuchillo por su columna vertebral. Y luego cayó hacia atrás, estable un minuto y agitándose al siguiente, su codo se estrelló contra algo duro y luego húmedo. Una copa. El sirviente desaparecido de Talanji había regresado y Zekhan se había estrellado contra él.

La copa cayó al suelo, salpicando vino sobre los pies de Zekhan y el dobladillo del vestido de Talanji.

¡Cuidado! el criado que llevaba la bandeja y la copa gritó, luchando por recoger la copa caída. Era mayor que Talanji, el sirviente, con cicatrices que le cruzaban la nariz y un brillo visible de sudor sobre la frente. “Torpe torpe! ¡Ese era el vino de la reina!

“Solo un error,” dijo Talanji, levantando tranquilamente su falda para inspeccionar el daño. No quiso hacer daño…”

Pero Zekhan dejó de escuchar a la reina, mirando la mancha en la fina seda blanca de su vestido. La voz sedosa de la Primera Arcanista Thalyssra estaba repentinamente en su cabeza…

“No puedo esperar a que pruebes nuestra sangría de arcafruta, Lor’themar. Hemos organizado lo suficiente para que todos los de Orgrimmar puedan disfrutar.”

La mancha fea en el dobladillo de la reina era azul violáceo y se volvía negra. Además, el charco dejado en la tierra olía claramente a muerte.

“Otra taza para ti, majestad. Volveré”, decía el sirviente, inclinándose ante Talanji mientras se alejaba arrastrando los pies.

No, Zekhan se arrodilló y pasó los dedos por el derrame en el suelo, luego olisqueó. Lo que sea que fuera, no era vino. Un té de hierbas, tal vez, o algo peor. ¿Qué le estás sirviendo?

Vi…Vino, tartamudeó el sirviente, pero el sudor en la frente del troll cayó pesadamente por sus sienes. “Sólo vino”.

De pie, Zekhan tuvo el tiempo justo para meterse entre Talanji y el criado con cicatrices, que sacó una daga de debajo de su túnica y se lanzó hacia la reina. La conmoción había despertado el interés de todo el consejo, y ahora Zekhan sintió que las carpas festejaban en un caos a su alrededor. Los tambores quedaron abruptamente silenciosos, seguidos de susurros silenciosos de la multitud afuera.

¡Atrás! Zekhan tronó a Talanji. “¡Detrás de mí!”

Un hacha arrojada voló directamente sobre el hombro de Zekhan, lo suficientemente cerca como para cortarlo. Se encogió de hombros, arrojando un tenedor de rayos justo después del hacha: el rayo estrelló al sirviente contra un poste de la tienda antes de caer al suelo, el hacha arrojadiza enterrada en el suelo junto a él, una estrecha falla. La pesada pisada de Thrall vino después, y luego su sombra intimidante mientras corría hacia ellos y hacia el asesino. Eso explicaba el hacha.

¡Sostenlo! Alguien estaba gritando. Y, “¡Protege a la reina!”

Zekhan se quitó el algodón de las orejas y tropezó con Thrall, que llegó al asaltante un momento demasiado tarde. La daga todavía estaba en la mano del troll y rápidamente se puso en uso, se metió en su propio estómago y tiró hacia arriba.

“Habla”, Thrall tenía al troll cerca del cuello, pero la daga había hecho su espantoso trabajo. ¿Quién te envió? ¿Quién te envió?

Al viejo troll con cicatrices le quedaba lo suficiente como para susurrar una amenaza final, luego su cabeza se soltó sobre su cuello, un hilo de sangre goteando de entre los labios marchitos. Ella… sabrá nuestra… mordida.

Tan pronto como el troll habló por última vez, Talanji estaba sobre ellos, empujando a Thrall y Zekhan a un lado y arrodillándose en la tierra empapada de sangre junto al asesino. “Él es Zandalari. Uno de los míos… ¿Pero cómo?”

Toda tu gente debe ser retenida e interrogada”, respondió Thrall severamente. “Nunca hay un solo asesino.

“¡Pregunta a tu propia gente! Talanji se enfureció, saltando sobre sus pies, sus manos y bata cubiertas de sangre. Cubierto de veneno. “Volveremos a casa antes de que se pueda derramar más sangre.

Thrall suspiró y se movió, interponiéndose en su camino. “Te aseguro-

“No me puedes asegurar nada, ni barcos, ni soldados, ni mi propia seguridad personal. Enderezó la cabeza y, a su altura, podía mirar fácilmente a Thrall a los ojos. Zekhan se encogió, un tipo diferente de energía crepitaba a su alrededor. “No me necesitas aquí. Zandalar siempre me necesitará, así que ahí es donde estaré”.

Todos los ojos siguieron a la reina Zandalari mientras reunía su pequeño séquito y salía de las tiendas, con la cabeza en alto y orgullosa. Todos los ojos, notó Zekhan, excepto los que pertenecen a Thrall. Todo había sucedido en un abrir y cerrar de ojos: el asesino, el rayo, la indignación de la reina… No pudo evitar fijarse en el momento en que su brazo golpeó la copa de la mano del asesino. Estaba seguro de que sus pies habían sido plantados firmemente en el suelo, que algo o alguien lo había empujado de vuelta al Zandalari.

Los miembros del consejo llegaron uno por uno, atraídos por la conmoción. El jefe de Lanza Negra Rokhan apareció a su lado, solo entonces envainando sus dagas. Sonriendo, el troll más alto le dio una palmada a Zekhan en la espalda, y Zekhan estaba lo suficientemente mareado por el caos como para balancearse un poco por la fuerza del mismo.

“Ya lo hiciste bien, muchacho. Esos son los reflejos de Sin’Dall”.

Pero no lo hice.

El rayo por el que podía tomar crédito, ¿Pero la copa? La copa… Frunció el ceño, mirando las caras de los miembros aliviados del consejo. Solo Thrall compartió su preocupación, visible en la parte de atrás de la multitud, con el ceño fruncido, los ojos oscuros y distantes. Ahora todo lo más poderoso que la Horda tenía para ofrecer se reunió a su alrededor, haciéndose eco de los sentimientos de Rokhan. Ya escuchó a alguien decir la palabra “héroe” y Zekhan sacudió la cabeza. No, no, no era un héroe en absoluto: solo un niño de las selvas, de una aldea que encajaría dentro de las puertas de Orgrimmar cien veces más. Solo quería hacerse útil, no ganar algún tipo de elogio.

Zekhan encontró de nuevo la cara de Thrall entre la multitud, pero su expresión no cambió. La única mancha negra en el cielo en un día sin nubes, la lejana advertencia anunciando lluvia. Solo unos pocos lo notarían, solo unos pocos prestarían atención, pero cuando el gran líder se preocupaba, el guerrero sabio debajo de él también se preocupaba.

El jefe de Lanza Negra puso una mano sobre su hombro, pero Zekhan no sonrió, sino que tembló.

Shadows Rising es una obra de Madeleine Roux y saldrá el 14 de julio de 2020. Para más información respecto al libro puedes encontrarla en: Penguin Random House Canada o Amazon. Al parecer este libro contará con la participación de varios personajes secundarios, pero tendrán protagonismo:

Turalyon, Alleria, Anduin, Talanji, Bwomsandi, Zekhan, Sira, Sylvanas y Nathanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s