Sueños de Ogmot

Ogmot el Loco es un ogro que encontramos en el Puesto de Avanzada Crepuscular en Silithus: la gran herida. Al matarlo obtenemos un objeto denominado “Diario de Sueños de Ogmot”. En este libro, podemos leer cada uno de los sueños registrados por este ogro que fue bendecido aparentamente por los dioses antiguos e incluso pudo haber conocido a Xal’atath. Revive los sueños de Ogmot e intenta interpretar lo que fue testigo en las páginas a continuación:

Página 1

Ogmot apenas era un niño débil que luchaba en el campamento de guerra cuando los Maestros me bendijeron por primera vez con las visiones.
Vine a Silithus, a la gran herida, buscando maravillas.
¡Conviertan a Ogmot en su depositario, Maestros!

Página 2

Anoche Ogmot sueña con gran batalla. Dos flotas que se encuentran en un océano de sangre.
Sombras que se retorcían bajo las naves y se alzaban. Cada vez más alto. ¡Ogmot feliz de ver masacre!
Luego Ogmot despierta por ruido de insectos. ¡Estúpidos insectos!
No importa. Ogmot sabe que estos sueños pronto se volverán realidad.

Página 3

La vida regresa a esta tierra yerna. Primero llegan los insectos. Ahora los goblins…
Buscan la sangre del mundo… ¡Ogmot estar seguro!
¡Bah! ¡Que se queden con esas gotas! ¡Pronto Ogmot se saciará con un océano de sangre! ¡Los maestros lo prometen!

Página 4

Hoy el humo se alza desde la hoguera. El humo cuenta buena historia a Ogmot.
Ogmot ve dama envuelta en espirales oscuras. Guía a un rebaño de ovejas ciegas.
Las pequeñas ovejas siguen sus pasos sin dudar… Hacen todo lo que dice. Nunca desconfían.
¡Las guía para que se lancen por un acantilado! ¡PLAF! ¡PLAF! ¡PLAF! ¡Ovejas estúpidas!
Los cuervos engordaron con carne de oveja. ¡La dama ríe mientras los cuervos devoran!
¡Ogmot también rie!

Página 5

La espada tiene ojo brillante. Siempre nos observa. ¿Por qué no lo ven?
Tres mentiras. La primera ya se ha revelado.
¿Atado a un trono? No. Libre ¡Libre!
La próxima vendrá pronto. Quizás está si la vean.

Página 6

Han llegado más martillos. No paran de hablar de Argus. Del recién despertado. De la victoria que nuestro enemigo ni siquiera notó.
Pero solo Ogmot puede ver las visiones. ¡Los otros martillos no cuentan con la bendición de los Maestros!
Ogmot comparte sus visiones con los demás, pero la flacucha solo se ríe.
A Ogmot no le agrada.

Página 7

Han pasado muchos días sin visiones.
¿Ogmot ha hecho enfadar a los Maestro’?
¡Les ofreceré un sacrificio!
Complaceré a los Maestros.
¡Recuerden a Ogmot!

Página 8

La estrella observa a Ogmot. ¡Demasiado brillante!
¡Ogmot se esconderá del resplandor! La daga no mentía.
Ha pasado mucho tiempo desde que Ogmot se ahogó.
¡Maestros! ¡No olviden a Ogmot!

Página 9

No quedaron más que huesos, pero Ogmot aún no recibe visiones.
Los demás se rien de Ogmot. Dicen que Ogmot no es devoto.
¡Pero yo soy el elegido! ¡Ogmot no perderá la fe!
¿Otro sacrificio? ¡Si! Nadie extrañara a uno más de los otros…

Página 10

Despertando por sus gritos. Agitado por los susurros…
Una bendición de los Maestros. ¡Ahora Ogmot comprende!
Una puerta. Un camino. Nuestro… Nuestro…
¡Idiota! ¡El círculo nos ha despertado a todos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s