El destino de Azeroth

Perspectiva

Battle for Azeroth ha traído grandes sorpresas con tonalidades grises, llena de conflictos donde el resentimiento y diferentes perspectivas de ambos bandos y estos cruzan la línea del honor y la moral, llamando la atención total del espectador en una lucha absurda del bien y el mal. De esa forma provoca que deje sin importancia los horrores que pueden surgir en el futuro. Desde la expansión Legión, los jugadores y los amantes del Lore han cargado un mal presentimiento y una sensación de que las cosas van de mal en peor. Que fuerzas de magnitudes cósmicas superan el poder de nuestro entorno y nuestras mentes.

Pagamos el precio muy caro para poner fin los planes catastróficos de Sargeras. Concluimos con la invasión de la Legión Ardiente en Azeroth, rompimos las barreras de la realidad, reunimos los pilares de la creación, derrotamos los horrores en la tumba de Sargeras, viajamos a Argus, asediamos la base de operaciones de la Legión Ardiente en Antorus. Allí descubrimos que Sargeras, el titán caído, no solo había corrompido el alma del mundo de Argus, sino también a sus hermanos titanes. Tras el combate, derrotamos al alma de Argus y liberamos a los titanes, que luego encarcelaron a Sargeras por sus crímenes, no sin antes clavar su espada en el planeta provocando una gran herida en Azeroth, dejando una brecha de incertidumbre que aun reina en la actualidad.

El tema de la herida en Azeroth, su condición y su naturaleza empieza a relacionarse y a contrastar con los Dioses Antiguos, las energías del vacío y demás complejos y materia titánica que hace nuevamente cuestionarnos el pasado, para entender el presente y descifrar el futuro. Cuestionar a fondo el verdadero propósito de las fuerzas cósmicas y su misión en el curso del universo. Así como si realmente nuestras acciones son las correctas y que tipo de impacto a nivel cósmico tendrían.

El futuro de la expansión empieza a resonar en mi mente y muchas preguntas que giran alrededor que he tenido la oportunidad de platicar con mis amigos, inician con el destino de Azeroth. Todos nos hemos preguntado, ¿Qué probabilidad hay que en esta expansión no haya un final feliz? ¿Qué sucederá con el Alma mundo de Azeroth? ¿Despertará Azeroth? ¿Qué consecuencias habrá? ¿Por qué Sargeras no destruyo Azeroth cuando tuvo la oportunidad? En esta ocasión traigo argumentos que ayudan a fabricar diferentes especulaciones, que podrían suceder y que giran alrededor de Azeroth en un futuro no muy alentador y con un pasado sombrío que hace cuestionarnos el planeta en el que vivimos y si realmente estamos a salvo.

Un propósito cuestionable

En Crónicas se dice que Aman’Thul fue el primero en despertar, sabia en su corazón que había otros como el que debían existir. Por lo que exploró la gran oscuridad con la intención de encontrar más titanes. Aman’Thul nutrió amorosamente a sus hermanos recién descubiertos y los despertó de su sueño. De esa forma ellos también se unirían a su causa. Benévolos por naturaleza, los titanes son criaturas aliadas con el orden y la estabilidad. Conscientes de su gran poder se adjudicaron un código de respeto ante las demás civilizaciones que encontraran, incluyendo a los indomables espíritus elementales.

En sus procedimientos de ordenamiento, el cual era crucial, primero pacificaban a los elementales, después reforman el mundo creando montañas, mares y cielos. Por ultimo sembraban millares de formas de vida a lo largo del mundo recién ordenado. En caso de que reinara el desorden, los titanes tenían preparado maquinaria que funcionaba como monitores e incluso tenían personal designado para asegurarse de dicha situación.

Pero, ¿Quien despertó a Aman’Thul? Alguien o algo que estuvo antes que ellos. Tengo la impresión de que Aman’Thul fue despertado gracias a la Luz. ¿Es probable que en su visión de un solo camino y verdad, los naaru vieron que para poder empañar a toda la creación de la luz en el universo, necesitarían el orden y estabilidad que los titanes les otorgarían? Porque al fin y al cabo los naaru estuvieron antes que los titanes.

Los titanes están empeñados en salvar la vida que surge y progresa en los planetas siempre y cuando no provoquen o se conviertan en caos. Algo intolerante para ser amantes de la vida y creadores del orden, justo como la luz. Es probable que los titanes tengan esa chispa o esa afinidad de ambas energías, tanto luz como oscuridad, aunque en su fuerzas se manifiestan, abundan y dominan las energías básicas del universo y de la misma vida, fuerzas elementales.

¿Por qué crónicas menciona que utilizaban maquinaria y monitores de progresión si aún no sabían ni conocían la existencia de los Dioses Antiguos en otros mundos y los planes de los señores del vacío en querer convertir a los titanes en energías del vacío desde su nacimiento, si fue el mismísimo Sargeras quien lo descubrió? Una grandísima inconsistencia. ¿Será que quizás ponían esos mecanismos para asegurarse que los de su raza siguieran los deseos y el paradigma del orden en el universo? Hasta donde recuerdo, Sargeras era el único que buscó la manera de crear las prisiones con el conocimiento obtenido en su búsqueda de información y su cruzada ante los demonios.

Si el Panteón Titánico persigue o simpatiza de cierta forma los planes de la luz, ¿Porque Xe’ra estaría tan preocupada cuando trata de explicar sobre la guerra de la luz contra la Legión Ardiente ante Alleria y Turalyon en el audio libro Mil años de guerra? ¿A qué o a quienes se refiere Xe’ra? ¿A los titanes o los naaru? ¿Y si Xe’ra despertó a Aman’Thul y le dio un propósito porque se cruzan en el destino de la Luz? Aquí les presente un fragmento:

El Ejército de la Luz debió haber estado vigilándolos. Menos de una hora después de matar al asesino, una Luz radiante iluminó a Alleria y a Turalyon. Su gloria los envolvió, y sus mentes se elevaron hasta otro reino de existencia.
Turalyon sintió una presencia entre ellos, un ser con un poder tan profundo que parecía la mismísima fuente de la Luz. Con asombro, Alleria contuvo la respiración. Nunca antes había experimentado el calmo poder de la Luz.
Tampoco él, no con esa intensidad.
Una voz elegante, grácil y firme se dirigió a ellos. Era la Madre de la Luz.
Los dos hijos de Azeroth. Alleria. Turalyon. Yo soy Xe’ra. Me alegra que estén ilesos, aunque me apena el martirio que han tenido que sufrir.
Alleria le respondió:
—No te apenes por nosotros. Fuimos a la guerra para salvar a nuestro mundo. Azeroth está a salvo.
Es eso lo que me apena. Estuve allí en el Comienzo, cuando la vida mortal era un sueño distante. Pensar que criaturas como ustedes tengan que enfrentarse a semejantes peligros… me duele. Si otros no hubieran fallado, si yo no hubiera fallado, ustedes no cargarían con este peso.
Pero lo hacemos con gusto, porque es nuestro deber —sentenció Turalyon—. ¿Qué sucede aquí? Ese demonio dijo que el destino nos había marcado.
En ustedes existe la esperanza para el universo.

¿Realmente los titanes están ayudando a Azeroth?

Al parecer la respuesta es un No. Y aunque no es el momento para ellos, porque los titanes están enfocados en vigilar a Sargeras en el Panteón Titánico, da la impresión que ellos no tienen la mínima idea de qué hacer con Azeroth, de cómo ayudarlos y como resolver este problema de la corrupción de los almas mundos. Es ahí el núcleo del problema. Sargeras vio lo que lo que el resto no ha visto. Sin embargo eso no significa que estén alertas de los peligros de los mismos. Los titanes crearon esas prisiones para contener a los Dioses Antiguos, al igual que los Señores Elementales.

Pero aquí hay un asunto sumamente curioso. Los complejos titánicos han sido burlados de diferentes maneras tanto por los Dioses Antiguos como por nosotros los habitantes de Azeroth, por lo que no han sido suficientemente buenos para contener los peligros que fueron encerrados. Que aunque pase el tiempo las prisiones y sus guardianes serán victimas ante la corrupción. La vida que se generó en Azeroth es y ha sido corruptible. Todos hemos actuado base el principio del libre albedrío, y la mayoría de los habitantes de Azeroth son resultado de la Maldición de la Carne, el regalo de los Dioses Antiguos. El mismo Algalon ha sido víctima, ha sido doblegado ante las formas de vida en Azeroth.

Azeroth representa el experimento de los titanes ante implementar medidas de contención contra los Dioses Antiguos que se negaban a creer bajo la advertencia de Sargeras. Porque no tienen ni la experiencia, ni el conocimiento ni el atrevimiento de realizar algo más allá de lo que su código lo permite. Aman’Thul vio que los Dioses Antiguos estaban muy arraigados en el planeta, y que al matar a uno de ellos, casi cuesta la vida de quien intentaban salvar. Así que no sería prudente que ante dicha situación y amenaza, pusieran en una prisión al alma mundo de la misma forma que los Dioses Antiguos y Señores Elementales en Azeroth. ¿Y si a esa prisión le agregas una medida de seguridad adicional donde permites que el titán siga, durmiendo y durmiendo, un sueño por toda la eternidad? ¿Y si el titán que tanto teme a Sargeras puede llegar a ser Azeroth? ¿O sea el que le ayudaría en su cruzada?

Estructura Adicional

Cuando hablamos con MADRE después de enviarnos a la Guarida de Neltharion para reunir el primer miembro de los vuelos de dragones, tiene una nueva opción de diálogo. Madre dice que tiene conocimiento de más complejos y salas titánicas y que en una de ellas no debemos de entrar así como de saber de ella. Habla de una nueva instalación de titanes que no puede revelar. También nos dice que no nos acerquemos ni nos comprometamos. Casi todas las instalaciones titánicas que hemos visto de alguna manera, su función y la forma en la que se han corrompido, entonces ¿Dónde estaría esta nueva y cómo se corromperá esta vez? ¿Será la prisión del Alma titánica?

> ¿Qué más descubriste durante tus cálculos?
Información adicional concedida.
Error. Se ha detectado la instalación adicional de Titán. Estado desconocido.
Recomendación: No te acerques ni te involucres.

¿Debería despertar Azeroth?

A los titanes no les interesa ni les conviene que Azeroth despierte. Sabemos que Azeroth sería la más fuerte y poderosa que Sargeras, lo mismo dijo Aggramar. Ni a Aman’Thul ni a Sargeras les conviene que estén entre los suyos si tiene la oportunidad de caer corrompida como él. ¿Entonces que hicieron los titanes para controlar dicha situación? Ponerla en prisión.

¿Qué tan probable es que el complejo titánico al cual NO DEBEMOS INVOLUCRARNOS se trate la prisión de Azeroth? Que los titanes hayan puesto en prisión el alma del mundo con la idea de que estarían mejor sin ella DESPIERTE hasta que hayan encontrado la manera de salvarla. ¿Qué probabilidad hay de que las otras almas mundo estén o no en la misma situación?

Por otro lado, en el caso de Sargeras le interesaría tomar su alma y doblegarla como lo hizo con Argus. Quizás sea ese único motivo por el cual nunca se atrevió a destruir Azeroth.

Los recuerdos de Argus

Cuando Alleria y Turalyon se infiltran en las profundidades y pasadizos en el planeta Argus, descubren la prisión en donde se encuentra el alma titánica de Argus y en una búsqueda desesperada de comunicación, logra contactar con Alleria, donde ella empieza a tener los recuerdos de Argus de hace tanto tiempo. En dichas visiones puede ser interpretada de dos maneras. La primera es que Argus esté contando lo que le pasó, y la segunda es que cuente lo que le pasó a Azeroth. Aunque la primera manera simboliza de una manera correcta debido al contexto, la narración y lectura. Personalmente creo que la segunda no está del todo incorrecto. Alleria y Turalyon, dos estrellas del universo como les dice Xe’ra que buscarán y encontraran a la estrella esmeralda, es donde Alleria, quien se encontraba libre de las energías de la Luz y las Sombras. Aquí un fragmento:

Alleria obligó a su mente a visualizar esta fuerza que los invadía. En las profundidades de Argus, yacía una criatura de un poder increíble, atrapada por las llamas verdes y corruptas de la vileza.

—No —susurró Alleria—. No puede ser la estrella esmeralda.

—Por la Luz… —Turalyon recuperó el aliento.

Volvió a gritar y su fuerza los hizo temblar. Alleria oyó algunos ruidos en el cañón. Los demonios estaban agitados y habían comenzado a moverse.

—La Legión sabe que algo anda mal —advirtió. La criatura luchaba contra sus cadenas y hacía temblar al mundo. Incapaz de escapar, volvió a gritar.

Pero esta vez intentó comunicarse. Alleria sintió que esas emociones incontrolables se transformaban en otra cosa: recuerdos. La criatura intentaba transmitirle toda su vida de una vez, en una ráfaga incontrolable. En ese instante, dominada por la fuente corrupta de poder arcano, su mente se transportó a otro lugar.

Este ser era mucho más poderoso que el esbirro de las Sombras. En ese momento solo vio destellos del destino. Ahora estaba inmersa en una historia que superaba la existencia del universo.

Parpadeó.

Primero fue energía que giraba libre en el cosmos.

Parpadeó.

Encontró calidez cerca de un sol, y a su alrededor se formó un mundo que lo protegía mientras crecía.

Parpadeó.

Sobre él vivieron y murieron cientos de generaciones.

Parpadeó.

Fue traicionado. Algo muy poderoso logró someterlo.

Parpadeó.

Dolor. Dolor. Mucho dolor. Solo en el sueño encontraba consuelo.

Parpadeó.

Esclavizaron mundos y los hicieron arder. Usaron su fuerza para revivir a las almas caídas. El dolor era insoportable.

Parpadeó.

Encontraron otro, mucho más poderoso. Querían esclavizarlo también. Y después nada los detendría.

Parpadeó.

Sus gritos de ayuda resonaron en todo el cosmos. Dos niños respondieron a su llamado. Dos luces brillantes.

Parpadeó.

Dos luces brillantes… de Azeroth. Un mundo similar a Argus.

Alleria logró liberarse. Ahora, yacía inmóvil sobre el suelo. Turalyon intentaba despertarla.

—¡Alleria, despierta! ¡Despierta! ¡Tenemos que irnos!

Se incorporó y lo tomó del hombro.

—¿Viste eso? —susurró.

—¿Qué cosa?

No lo había visto. ¿Por qué él no había visto nada? ¿Por qué ella sí?

—Argus tiene alma. Este mundo tiene alma. Azeroth también. Por eso la Legión quiere conquistarlo.

Un gesto de confusión se dibujó en el rostro de los dos. Él dudó apenas un momento.

—Xe’ra sabrá qué hacer. —Turalyon cerró los ojos y susurró—: No podemos liberarte por nuestra cuenta, pero volveremos a terminar con tu tormento. Lo juro ante la Luz.

Fragmento de Mil años de guerra.

El ultimo titán

Azeroth ha sido símbolo de salvación y desastre, la primera opción es entendible. La narrativa denota de cierta forma que Azeroth será buena, y que nos ayudará en contra de los villanos, aunque no sabemos si nosotros seremos los beneficiarios.

En Pandaria mientras se concluye la cadena de misiones de Wrathion, el Príncipe Negro, sabemos que se come el corazón de Lei Shen teniendo una serie de visiones donde puede ver millones y millones de mundos relucientes en su perfección, pero solamente uno de ellos destacaba.

Entonces Wrathion tiene un trance y con otra voz empieza a replicar las palabras que presumiblemente son de Aman’Thul, “HEMOS CAÍDO. DEBEMOS RECONSTRUIR EL ÚLTIMO TITÁN. NO OLVIDEN”.
Sabemos gracias a Crónicas que ese recuerdo sea de Aman’Thul. Y aunque Blizzard ha dejado a lado varios argumentos durante esa expansión como lo ha hecho con la historia y desarrollo de Wrathion, deja la impresión que Azeroth debe cumplir una misión de salvación a nivel cósmico que aun no logramos entender. ¿Es que ella deberá enfrentarse a Sargeras en el futuro? ¿O será que ella se enfrentará algún alma titánica corrupta por las energías de la luz o el vacío?

El sueño

El Sueño en Warcraft puede ser relacionado al estado en el encuentra el Titán. Esperando el momento preciso para despertar. Tenemos grandes, pequeñas y diversas referencias respecto al Sueño, así como puede ser interpretado y relacionado de diferentes formas desde lo más obvio y sus variantes como el Sueño Esmeralda, la Pesadilla Esmeralda, Ny’alotha, N’Zoth, alguna entidad del vacío, etc. El problema aquí es que la mayoría de las referencias vienen de temas de Dioses Antiguos, un lugar o plano existencial al que no conocemos, entre otras cosas.

Creo que el Sueño está protegido de cierta forma con el complejo titánico no disponible y que su medio de seguridad es el Sueño Esmeralda. No es casualidad que el Sueño Esmeralda representa la opción de creación del reinicio de la vida ordenada en Azeroth y que en caso de ejecutar el código Omega tengan los elementos necesarios para originarla o en su caso moldearla nuevamente. Por eso fue creado el Sueño Esmeralda, más allá de que sea una fuente de energía que permitiría crear vida orgánica. Por algo asignaron a un guardián en el Sueño, como a Freya y a Ysera.

Al hablar del Sueño Esmeralda es inevitable hablar de la Pesadilla Esmeralda. Curiosamente los Dioses antiguos se adjudican dicha creación como una debilidad y oportunidad para acceder al Sueño Esmeralda, teniendo como resultado un camino libre para esparcir su corrupción. Gracias a la Pesadilla se quebranta la penúltima barrera para acceder al sueño de Azeroth. La Pesadilla Esmeralda es algo reciente, podría decirlo, ya que Crónicas sitúa dicho problema 4500 años antes de la apertura del Portal Oscuro.

¿Qué probabilidad hay que haya una entidad creada por energías del vacío situada en el corazón, de la misma manera en la que se formó Il’gynoth en la Pesadilla? ¿Y si el Sueño Esmeralda imita el trabajo de algo más como las Tierras Sombrías y Ny’alotha?

Sabemos que Ny’alotha es la ciudad durmiente mencionada por Xal’atoh, Xal’atath y la Caja de Acertijos de Yogg-Saron. Se entiende que Ny’alotha es la ciudad del imperio negro donde quizás Y’sharaaj tuvo mayor influencia y que podría estar situada cerca del alma titánica, o mejor dicho aun, en las cercanías del pozo de la eternidad, donde después se establecieron los elfos de la noche. Las referencias de la ciudad no son difíciles de razonar, es algo tangible, pero tratemos de ir más allá, donde incluso, creo que es un plano que sirvió como inspiración al sueño. Un lugar etéreo, un cementerio, donde las entidades del vacío resurgen, en su tarea de corromper el alma titánica mediante poderosos rituales de sangre y energía realizados por sacrificios.

Si el Sueño Esmeralda es una serie de lugares o parches de Azeroth Ordenado significa que los lugares donde hubo corrupción o plagados por las energías del vacío no fueron respaldadas o aseguradas en el sueño esmeralda. No creo que los titanes hayan podido haber disipado tal peligro en las tierras de Azeroth, no tenían el conocimiento suficiente, o peor aún, que hayan sido aseguradas de la misma forma y puestas en el mismo plano. Si es así, Ny’alotha podría funcionar como el mismísimo sueño. Una vez muerto la entidad ligada a ese lugar, podría regresar a la realidad como lo que sucede con las criaturas del Sueño (Malorne, Cenarius, Ysera, Loas, Dioses Salvajes, dragones del vuelo verde). Tenemos frases que dicen que “viajan a Ny’alotha” en el momento de su muerte, así que tendría sentido.

Un ejemplo claro sería Mythrax el Desintegrador, el cual fue vencido por el Loa Sethraliss y posteriormente revivido gracias a las acciones del General Jakra’zet, ya que su cuerpo se encontraba sellado en el templo de Atul’Aman. Otra opción seria que si el Sueño Esmeralda proteje Ny’alotha, esa sería otro motivo del porque se encuentran interesados en corromperlo. La falla de Aln es una vasta y profunda fisura en una pequeña esquina localizada en el Sueño Esmeralda, ¿Y si es la que conecta con Ny’alotha?

Ny’alotha está relacionada con un bosque, sueños, criaturas y horrores locos, que está sumergida, fría, llena de muerte, oscura, y que alguien observa, una cabra negra de siete ojos (presuntamente N’Zoth). En el Sueño hay contrapartes, tanto en la pesadilla como en la realidad, asi que Ny’alotha es un gran candidato. La caja de acertijos de Yogg-Saron nos dice algunas frases interesantes como las siguientes:

Gracias @ Stabinu

Las casas silenciosas, durmientes, que miran fijamente en esta región apartada siempre sueñan. Sería misericordioso derribarlas.
Hay un pequeño cordero perdido en los bosques oscuros.
Todos los lugares, todas las cosas tienen almas. Todas las almas pueden ser devoradas.
¿Tu sueñas cuando duermes o están solo una forma de huir de los horrores de la realidad?
Mira alrededor. Todos te traicionarán. Huye al bosque negro sin dejar de gritar.
En la tierra de Ny’alotha solo existe el sueño.
En la ciudad durmiente de Ny’alota solo caminan las cosas que están locas.
Ny’alotha es una ciudad antigua, terrible, de innumerables crímenes.
¿Has tenido el sueño otra vez? Una cabra negra con siete ojos observa desde el exterior.
En la ciudad sumergída, yace y sueña.
Te resistes. Te aferras a tu vida como si importara algo. Ya aprenderás.
Un grajo gigante observa desde los árboles muertos. Nada respira debajo de su sombra.
Bajo la sombra de la aguja oscurecida no hay luz, ni piedad, solo vacío y caos.
Al final estarás tú solo.

¿La prisión de N’Zoth es la última?

Durante los eventos del Crisol de Tormentas en Valle Canto Tormenta, tenemos la oportunidad y el don de escuchar los susurros de N’Zoth mientras nos acercamos a Uu’nat el Presagista del Vacío. Sabemos por adelantos que Sylvanas será quien nos llevará a Nazjatar al igual que con la Alianza. Azshara tomará ventaja de nuestra situación y tendremos que buscar la manera de sobrevivir y hacer frente sus planes. Ella será la que nos guie a su dominios. Para conocer los susurros tenemos la publicación Los susurros de N’Zoth. Se hace referencia de que nosotros somos parte del destino Azeroth, de la liberación de N’Zoth y que cruzaremos cara a cara con Sylvanas, la Reina Azshara y otros protagonistas más para lograr lo que N’Zoth desea.

Somos las criaturas del vacío, queramos o no, somos las fichas y peones de N’Zoth, no hay mucho que discutir. Que todo este tiempo hemos sido personal para llevar a cabo cada uno de los planes de la Reina Azshara y el Dios Antiguo. Que gracias a N’Zoth Neltharion cayó por su corrupción, la Reina Azshara se convirtió en su sirviente o consorte más leal, que provocó de cierta forma el Primer Cataclismo, buscando posiblemente la aniquilación del mismo Sargeras cuando intentaba cruzar el portal hecho por Xavius y sus altonatos, que se aprovechó de las bondades de la pesadilla esmeralda y la maldición de la carne, obras de Yogg-Saron. Que siguió moviendo hilos gracias a Xal’atath. Las decisiones que hemos hecho y tomado han sido a favor de los Dioses Antiguos, y que cada elección que tomamos nos ata y ata más a su dominio. N’Zoth se promulga como el verdadero salvador de nosotros. ¿O seguiremos siendo marionetas de algo inevitable?

Será que dentro su destino y futuro ha visto que los titanes vienen a erradicar la vida corrupta de Azeroth? ¿Trataran de enmendar sus errores? ¿Realizaran lo que Algalon no pudo hacer? ¿Acaso Azshara vio la necesidad de purgar la vida desde hace más de 10 000 años? ¿Cual es su misión más allá de liberar a N’Zoth? ¿Qué dicta su destino? La posibilidad de que N’Zoth sea un verdadero aliado a como sea el mismo horror liberado en el planeta dependerá del final de la raid de el Palacio Eterno de Azshara y el rumbo que tome N’Zoth.

¿Azeroth despertará o nacerá?

La pregunta suena algo rara, aunque supongo es la correcta, ya que la mayoría piensa que Azeroth nacerá, pensando en que el planeta es un huevo o una placenta y que este se rompería al hacerlo. En otro sentido, si el titán despierta es como su composición cósmica saldría del núcleo del planeta al espacio. Sin embargo, en ambos eventos, cual sea que fuera, deja a la idea en que posiblemente haya un evento catastrófico. Este pensamiento lo tengo desde Legión cuando reuníamos los Pilares de la Creación y las nuevas diferentes posibilidades en la actualidad llegaron a mi mente.

  • ¿Qué Azeroth despertara / naciera libre de corrupción rompiendo el mundo y con ello las prisiones y cadenas de los Dioses Antiguos?
  • ¿Qué Azeroth despertara / naciera libre de corrupción pero débil, no con el poder necesario para enfrentar los ataques de los dioses antiguos liberados de las prisiones?
  • ¿Qué Azeroth despertara / naciera con corrupción en un estado caótico, rompiendo el mundo y con ello las prisiones de los Dioses Antiguos muriendo en el proceso?

Azeroth sobrevivió a la muerte de un Dios Antiguo, sobrevivió al primer Cataclismo al igual que nosotros, los ataques constantes a su Sueño, prisiones titánicas corrompidas, ejércitos de dioses antiguos plagados por todo el planeta y a los que hemos enfrentado, el segundo cataclismo, la corrupción de la carne, la invasión de seres extraterrestres de otro planeta, la tres invasiones de la Legión Ardiente, el ataque de Sargeras. ¿Qué tanto tiene que soportar Azeroth para que nazca o despierte? ¿Qué parte somos de este gran experimento llevado de los titanes para que Azeroth deba o no nacer? ¿Cuándo tendrán que intervenir?

Pero ahora una serie de nuevo acontecimientos se aproximan. La liberación de N’Zoth, los planes de Sylvanas, el destino de Alleria, el resurgimiento del imperio negro, el regreso de Azshara ante el poder, los misterios de las Tierras Sombrías y el despertar de Azeroth. La pregunta final es simple, ¿Estaremos a salvo en este planeta? ¿Caerá el Alma titánica ante las energías cósmicas del universo? ¿Nuestro libre albedrío será nuestra perdición? ¿Tendremos que elegir entre el camino de la Luz y el Vacío? ¿Será Azeroth la salvación o la perdición del universo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s