La batalla por Lordaeron

Después de la invasión de Costa Oscura, el Árbol del Mundo Teldrassil, hogar de los elfos de la noche, fue incendiado por orden de Sylvanas Windrunner. La Alianza reunió sus fuerzas, con el objetivo de contraatacar, y siguió avanzando hacia las Ruinas de Lordaeron.

La batalla comenzó con las fuerzas de la Alianza lideradas por Anduin Wrynn y Genn Greymane llegando con la Tercera Flota a los Claros de Tirisfal desde el norte, y llegando al sur para arrasar Brill. La Horda evacuó a los civiles de Undercity y quienes se encargaron de todos los infiltrados de la Inteligencia de Ventormenta 7 (SI: 7) y los Druidas de la Garra, aunque no antes de que Renzik escapara con la información que necesitaba. La defensa de arriba fue liderada por Varok Saurfang, Baine Bloodhoof y Lor’themar Theron.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las fuerzas de la Alianza lograron acorralar a la Horda en las Ruinas de Lordaeron, a la que comenzaron a sitiar. La batalla se convirtió en el favor de la Alianza hasta que la Jefa de Guerra Sylvanas lanzó un devastador contraataque en una torre de asedio de la Alianza, que reunió a la Horda al hacer retroceder a la Alianza.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después de que la Alianza empujó a la Horda para que saliera del campo de batalla frente a los Muros de Lordaeron, Sylvanas invocó una máquina de guerra azerita que procedió a destruir las torres de asedio. Después de que la máquina de guerra fue derribada por las fuerzas de la Alianza, Sylvanas reaccionó arruinando el campo de batalla, matando a los soldados de la Alianza y la Horda con el Añublo, elevando a las víctimas como no-muertos. A pesar de que logró romper las filas de la Alianza, esta táctica sin honor afligió a Saurfang.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A medida que la Alianza retrocedía, la batalla parecía perdida hasta que Jaina Proudmoore llegó en un buque insignia mágico de Kul Tiras. Jaina neutralizó el añublo y los no muertos con su magia helada y destruyó una de las muros perimetrales de las Ruinas de Lordaeron.

La Alianza se reagrupó dentro de la ciudad, con Jaina reteniendo los refuerzos de la Horda con una barrera de hielo mágica y Genn protegiendo el flanco trasero. Una vez en formación, Anduin guió a la Alianza para luchar en su camino a través de las Ruinas de Lordaeron, matando a los defensores de los trolls hasta que se enfrentaron a Nathanos Blightcaller y Lor’themar Theron, quienes habían superado en número a la Alianza y se les había superado con Baine cubriéndolos con catapultas de Forsaken.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Alleria Windrunner y Gelbin Mekkatorque, junto con los elfos vacíos y los tanques de arañas, se teletransportaron dentro de Lordaeron justo a tiempo para ayudar a Anduin y sus fuerzas. La Alianza reforzada cambió el rumbo de la batalla obligando a la Horda a retirarse una vez más utilizando el añublo para cubrirlos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anduin le ordenó a Gelbin que devolviera al ejército a Brill antes de que Anduin y su escuadrón procedieran a volar sobre el paisaje desolado utilizando las máquinas voladoras gnómicas restantes.

Saurfang se enfrentó a Sylvanas en la entrada de la cámara imperial, y la reprendió por sus tácticas sin honor. Sylvanas le dijo a Suarfang que el honor no significa nada para un cadáver, y que tomará las medidas pragmáticas que considere adecuadas para salvar las vidas de la Horda, sin importar lo crueles que sean. Aquellos que no están de acuerdo con la forma en que ha conducido la guerra no merecen estar con la Horda y, por lo tanto, deja a Saurfang fuera de la cámara imperial para que muera su muerte honorable; todo el tiempo amenazando con levantar al orco como un no-muerto para servirla cuando la batalla termine.

La Alianza se enfrentó a Saurfang en la entrada de la Muralla y, tras su derrota, fue tomado prisionero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Baine Bloodhoof acusó a Sylvanas de dejar a Saurfang para morir, pero Sylvanas responde que fue la muerte que él quería y que Baine es libre de unirse a él. Sylvanas luego hace una reverencia a su campeón Nathanos, y le dice que prepare la fase final de su plan. Ver el Final de la batalla: Horda.

Mientras que Anduin, Genn, Alleria y Jaina fueron a enfrentarse a Sylvanas en la sala del trono por lo que tienen que caminar por el mismo pasillo que atravesó el Principe Arthas hace ya unos años, sintiendo nostalgia y recuerdos al respecto. Ver el final de la Alianza.

Mientras que los líderes de la Alianza tienen un caluroso intercambio de palabras con la Jefa de Guerra, dándole la oportunidad de rendirse. Sylvanas, sin embargo, proclamó que la Alianza no ha ganado nada mientras volaba fuera de la sala del trono, mientras que enormes cantidades de añublo explosivo almacenado en el interior de  las Ruinsa de Lordaeron fueron detonadas, inundando la sala del trono y la ciudad circundante. Jaina Proudmoore teletransportó a los líderes de la Alianza fuera del colapso de la sala del trono después de que la puerta fuera bloqueada, mientras los líderes de la Horda escapaban en un dirigible de combate.

Final de la batalla: Horda

 

Final de la batalla: Alianza.

 

En Discos de Norgannon tenemos un podcast exclusivo donde damos nuestra opinión!

Dale clic en el siguiente enlace:

Podcast: Episodio: 025 – La Batalla por Lordaeron

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s