La Guerra de las Espinas

La Guerra de los Espinas (también conocida como la Quema de Teldrassil) fue un conflicto importante que se libró entre la Alianza y la Horda por la posesión de Kalimdor del Norte, que en particular causó la destrucción del Árbol del Mundo Teldrassil. La mayoría de los combates ocurrieron en las regiones de Darkshore (Costa Oscura) y Ashenvale (Vallefresno), en el territorio de los Elfos de la Noche. Los sobrevivientes de Teldrassil fueron evacuados tanto a la Ciudad de Stormwind y la Isla Bruma Azur como refugiados, mientras que el poder total de los elfos nocturnos en Kalimdor fue severamente reducido.

Este evento causó el escalamiento del conflicto entre la Horda y la Alianza en la forma de una batalla por Azeroth, y condujo directamente a una represalia inmediata de la Alianza con el Rey Anduin ordenando la recuperación de Lordaeron.

Antecedentes:

Con el descubrimiento de la Azerita, un nuevo recurso de gran poder, que puede cambiar todo el panorama de la guerra. La Jefa de Guerra de la Horda, Sylvanas Brisaveloz, no está dispuesta a permitir que este poder esté al alcance de sus enemigos y hace todo lo que considere necesario para protegerlo, incluso dirigirse a Darnassus para expulsar a la Alianza de Kalimdor de una vez por todas.

Sylvanas temió que la Alianza lo usara para construir armas poderosas, que tarde o temprano se volverían sobre Undercity (Entrañas) y la Ciudad de Silvermoon, antes de que su mirada cayera sobre Kalimdor. Por lo tanto, preventivamente lazó una campaña para capturar el Árbol del Mundo Teldrassil que la Alianza usó como un puerto seguro para canalizar las rutas de la azerita de Kalimdor a los Reinos del Este.

Al ocupar Darnassus, la Horda podía controlar el flujo de Azerita y garantizar que no se pudiera usar contra ellos. La Alianza tampoco se atrevería a atacar la ciudad por temor a lastimar a los civiles. Sabiendo que los elfos de la noche se resistirían a ellos en cada paso del camino, incluso durante la ocupación, también planeó matar a Malfurion Tempestira. Perder a alguien en quien tenían absoluta confianza y fe, un símbolo vivo de esperanza, seguramente les rompería el ánimo y la moral.

1. La Invasión de la Horda

El Rey Anduin Wrynn recibió mensajes perturbadores de agentes de la Alianza situados en Orgrimmar. Los informes indicaron que la Jefa de Guerra Sylvanas estaba movilizando un ejército para marchar en Silithus, el sitio de la Gran Herida donde hay una fuente infinita de Azerita.

Dado el potencial de la Azerita para cambiar la cara de la guerra, no fue una sorpresa que ella intentara reclamarlo. Una importante flota kaldorei zarpó de inmediato hacia Silithus desde Darnassus para desalentar la campaña de la Horda, pero surgió nueva información.

Sylvanas Brisaveloz organizó una reunión con otros líderes de facciones en sus aposentos en Entrañas, donde se podía asegurar de privacidad. Orgrimmar se había plagado en verdad de espías IS: 7.

La Reina Banshee explicó que un ejército liderado por el Alto Señor Supremo Comillosaurio avanzaba hacia Silithus para engañar a la Alianza. Ya había llegado a los Baldíos del Norte. Ella envió a un campeón (el jugador) para notificar a Comillosaurio que los preparativos estaban completos. El ejército debía marchar realmente hacia Teldrassil.

WoWScrnShot_072618_145526

El enorme ejército se detuvo en el Camino del Oro, esperando el momento en que deberían desviarse. Ahora estaban listos para un ataque coordinado y sincronizado contra los puestos clave de los elfos nocturnos en Ashenvale. El objetivo era destruir rápidamente las defensas de los kaldorei y abrir un camino hasta Darkshore, y conquistar Teldrassil antes de que llegaran los refuerzos que Ventormenta seguramente enviaría.

2. La batalla en Rio Falfarren

La Horda comenzó enviando a los pícaros de la Horda a atacar patrullas y puestos avanzados de los elfos nocturnos en Vallefresno. Una vez que el ejército de la Horda principal llegó a bosque, se enfrentaron a una feroz resistencia en el río Falfarren. La Horda venció a los defensores de los elfos de la noche, pero todavía estaban acosados ​​por enfrentamientos de los elfos de la noche.

WoWScrnShot_072618_150144

Las Centinelas han comenzado a recibir informes de sus patrullas y puestos de avanzada que están siendo atacados por los pícaros de la Horda. Uno de esos ataques llevó al asesinato de la comandante Anaris Aireleña.

WoWScrnShot_072618_150445

Delaryn Luna de Verano logró capturar a Rifen, el pícaro de la Horda que perpetró el asesinato y lo interrogó. Rifen reveló que la campaña de la Horda en Silithus fue un engaño, y que su verdadero objetivo es la invasión de Vallefresno y la conquista de Darnassus. Delaryn, la sucesora de Anaris y ahora comandante de la defensa de Vallefresno, envió a la Centinela Eriadnar a advertir a Malfurion Stormrage sobre la invasión de la Horda, mientras que ella y la defensores de Vallefresno detienen al próximo ejército.

WoWScrnShot_080518_153817

Mientras el ejército principal de la Horda marchaba a través de Bosque, enfrentaron su primera resistencia en el río Falfarren. Los defensores de los elfos de la noche encabezados por el Capitana Delaryn Luna de Verano incendiaron los puentes de conexión del río, detuvieron al ejército de la Horda y los acosaron con flechas.

WoWScrnShot_072618_150703

Varok Colmillosauro ordenó que se dispararan armas de asedio para cubrir fuego mientras la Horda intentaba nadar a través del río. Sin embargo, los magos elfos de la noche comenzaron a destruir de forma encubierta las armas de asedio en la orilla del río de la Horda.

Sylvanas y sus arqueros siguieron atacando a los magos elfos de la noche y proporcionaron inteligencia y apoyo de distancia. Colmillosauro hizo que sus lanzadores de hechizos hechizaran sus catapultas, usando el destello de sus explosivas cargas útiles para revelar enemigos ocultos. Cuando era seguro proceder, Varok tenía a los magos de la Horda congelando el río para que su ejército pudiera cruzar.

Malfurion llegó justo cuando el ejército de la Horda atacaba el río. El Druida ordenó a la mayoría de los defensores elfos de la noche que retrocedieran, mientras que él y algunos defensores cubrieron su retiro de los bosques.

3. La batalla en Astranaar

En Astranaar, Lorash explicó que los puestos de avanzada kaldorei en Ashenvale ya habían sido atacados por cientos de pícaros. A la señal del campeón, comenzarían la siguiente fase de la guerra, sembrando el caos. Pero como su colega había muerto, le pidió ayuda al campeón de la Horda. Usando un veneno que mata de forma extremadamente rápida y silenciosa, el campeón le hizo una señal a Lorash sobre qué objetivos eran seguros para atacar sin ser notados.

WoWScrnShot_072618_150222

Lorash encendió una hoguera que ardía con humo púrpura y se elevó sobre los árboles para indicar a los demás que comenzaran su asalto. Muchas Centinelas fueron derribadas, y él personalmente asesinó a la capitana Alennah Starsong. En ese momento, el ejército de la Horda, junto con la Jefa de Guerra, había llegado y estaba ante un Astranaar que ya estaba en llamas. El campeón se reunió con la Reina Banshee para informarle que Astranaar había sido asegurado.

Colmillosauro trasladó su ejército a Astranaar para que actuara como su nuevo puesto de mando. Quedó impresionado por la eficacia de los pícaros de la Horda, ya que ni un solo elfo de la noche estaba vivo cuando llegaron allí.

WoWScrnShot_072618_151322

Sylvanas dijo que continuaría su búsqueda de la única criatura que podría detener la marcha de la Horda hacia la victoria, Malfurion Tempestira. Sylvanas rastreó a Malfurion hasta la frontera norte de Ashenvale, pero ella descubrió que él regresó al sur. La intuición de Sylvanas le dijo que Malfurion planeaba atacar Astraanar.

La Capitana Luna de Verano recogió cadáveres de elfos cercanos y los colocó en Astranaar, ocultando sus heridas para que parecieran una batalla en Astranaar, antes de esconderse alrededor de la ciudad para emboscar a las fuerzas de la Horda. Cuando Colmillosauro llegó y se estableció en la posada de Astranaar, un elfo nocturno llamado Tavar se disfrazó de renegado y trató de atraer a Colmillosauro al aire libre para una emboscada.

WoWScrnShot_080518_153532

En Astraanar, Colmillosauro y su guardia Morka Bruggu descubrieron a un elfo de la noche disfrazado de Renegado de alto rango. Cuando Colmillosauro salió para reprender a sus guardias por la floja seguridad, sintió una emboscada y trató de regresar a la seguridad de la posada.

Desafortunadamente, Malfurion llegó y atacó con la furia de la naturaleza, permitiendo que las fuerzas de la Capitana Delaryn saltaran de los árboles y emboscaran a los soldados de la Horda en el caos. Cuando Malfurion persiguió a Colmillosauro hasta la posada, el orco supo que él y sus guardias no serían un rival para él. Varok le dijo a sus soldados que siguieran la batalla con Sylvanas mientras él buscaba una muerte honorable, dándoles tiempo para escapar. Colmillosauro intentó desafiar a Malfurion a un mak’gora para mantener su atención , aunque el Archidruida tenía poco interés en un duelo con el orco y decidió acaba con la vida de Alto Señor Supremo de todos modos.

Malfurion comenzó a convocar un crecimiento excesivo de raíces para consumir la posada junto con Varok. El orco estaba a punto de llegar a su fin hasta que Sylvanas  intervino y atacó a Malfurion, atrayendo su atención lejos de él.

Varok fue enterrado en los escombros de la posada, mientras que la Jefa de Guerra reunió a las fuerzas de la Horda para atacar a los elfos de la noche. Una vez que la Horda aseguró a Astranaar, rescataron al orco de los escombros.

800px-A_Good_War_-_Saurfang_vs_Malfurion

Cuando llegaron los campeones de la Alianza, el pueblo de Astranaar estaba ardiendo. Cuerpos esparcidos por el suelo. Encontraron a la capitana Delaryn arrodillada ante el cadáver de la Capitana Alennah Cantoestelar. Ella explicó que intentaron poner una trampa para la Horda, pero falló, y no pudieron detenerlos. Sus puestos de avanzada fueron tomados por sorpresa, cayendo uno por uno, los guardias envenenados. Ni siquiera los civiles se salvaron. La pérdida de vidas fue claramente visible por la abundancia de fuegos fatuos. A pesar de la urgencia de la situación, Luna de Verano insistió en que los cuerpos de los soldados caídos fueran honrados adecuadamente, permitiendo la liberación de sus fuegos fatuos o espíritus. Los Asesinos Renegados que todavía se escondían dentro de la aldea también fueron aniquilados.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

4. Reunión en Zoram’gar

La siguiente orden fue establecer un punto de apoyo en la base de Costa Oscura, y el Comandante Grimfang del Puesto de avanzada de Zoram’gar podría acomodar a un ejército entrante. Sylvanas envió al campeón para informarle de su llegada y asegurar que se realizaran los preparativos necesarios.

WoWScrnShot_072618_152623

El posadero Duras reunió todos los recursos disponibles para que el ejército no necesitara nada. El campeón regresó a Astranaar, que ahora estaba ocupado por los ejércitos de la Horda. Todo Vallefresno fue asegurado. Sin embargo, la ciudad también estaba siendo invadida por fuegos fatuos. Varok ya había visto esto una vez, cuando el demonio Archimonde fue derribado por el ataque de miles de ellos. Esto podría significar una sola cosa. Malfurion estaba llamando la ayuda de sus ancestros. La Jefa de Guerra ya había llevado un equipo de exploración a Costa Oscura para interceptarlo.

Mientras tanto, en la distancia, Delaryn escuchó que algo estaba pasando. Los campeones de la Alianza se apresuraron a ir a Costa Oscura para encontrar a Sylvanas y sus soldados enraizados frente a los fuegos fatuos convocados por Malfurion.

5. La batalla en Costa Oscura

El campeón Horda y de la Alianza encuentran a Sylvanas y Malfurion en la frontera entre Vallefresno y Costa Oscura. Syvanas y sus tropas se habían comprometido en un duelo a distancia con el archidruida.

Cuando los guerreros que la acompañaban se liberaron de las raíces, Malfurion conjuró un inmenso muro mágico hecho de fuegos fatuos. Para el héroe de la alianza no sufrirían daño alguno, quienes se unieron al lado de Malfurion pero los orcos que se apresuraron hacia él fueron quemados instantáneamente por el muro.

Cuando el campeón de la Horda se unió a Sylvanas, los dos fueron emboscados por cazadoras Ashenvale. El bosque todavía estaba lleno de las fuerzas de Tempestira. Rechazando el ataque, Sylvanas creía que el druida pronto regresaría con un ejército.

El muro efectivamente había detenido el progreso de la Horda. Además, los kaldorei habían comenzado a reforzar Costa Oscura. El camino a Teldrassil se estaba volviendo más difícil de lo previsto. Sylvanas sabía que Malfurion intentaba contenerlos hasta que su flota regresara de Silithus. Hasta entonces, su ejército era demasiado pequeño, solo necesitaban una forma de atravesar el muro.

WoWScrnShot_072618_152821

Se dirigió a Zoram’gar y se reunió con Colmillosauro y Clamañublo, que habían llegado con el ejército de la Horda. Por otra parte, Malfurion explicó que cuando la Horda invadió, él hizo todo lo posible para frustrarlos, pero muchas fuerzas todavía hicieron el paso.

1024px-Wisp_wall

El muro los ralentizaría, pero no detendría su ataque por completo. Luego escuchó a los ancestros llamarlos. Los campeones de la Alianza se dirigieron al Valle Crepuscular para encontrar a los druidas presentes y enviarlos a la protección de los Ancestros.

La Capitana Delaryn llegó con noticias nefastas. Las fuerzas de la Horda se habían reunido en el Puesto de avanzada de Zoram’gar. Malfurion entendió que la Reina Alma en Pena buscaba capturar el Árbol del Mundo. Le encargó a Delaryn que viajara a los puestos avanzados de los elfos de la noche y reuniera a todos los soldados que pudiera encontrar.

WoWScrnShot_080518_154410

Mientras tanto, se envió un mensaje a la flota kaldorei para que regresara. Dado que Sylvanas trató de enfrentarse a Malfurion, él planeó darle a ella lo que quería.

6. La Invasión a los bosques de Costa Oscura

Nathanos creía que los Forestales Oscuros y unos pocos demoledores podrían superar fácilmente la pared. Sylvanas replicó que su grupo de exploradores también había desestimado a los fuegos fatuos, y pagó el precio por hacerlo. Los fuegos fatuos no podían ser destruidos, al menos no en números suficientes para importar. Pero ella creía que podrían ser dispersados. Colmillosauro notó que espíritus habían respondido a la llamada de Malfurion, y hacer que más de los gritos del bosque pidan ayuda podría funcionar.

1024px-A_Quick_Flyover

Sylvanas decidió que el campeón usara las reservas de explosivos y aplicara presión con los bombarderos de Zarvik Blastwix, atacando directamente el bosque destruyendo árboles y matando a muchos fuegos fatuos. Esto no derribaría el muro, pero podría revelar una abertura. Un escuadrón estaría listo para atacar si consiguieran romper. Su teoría demostró ser correcta, los fuegos fatuos eran susceptibles de distracción, una debilidad que la Horda explotaría para superarlos.

1024px-Attacking_on_A_Quick_Flyover

Sylvanas le ordenó a Varok que tomara una fuerza en Frondavil y buscara un camino sobre la montaña hacia Costa Oscura, aunque las armas de asedio se dejarían bajo su mando. Su objetivo era exprimir a Malfurion de ambos lados.  Saurfang mencionó que no hay un pasaje seguro a través de Frondavil, pero Nathanos lo ayudaría a encontrar una ruta oculta utilizada por los contrabandistas para sus tropas.

7. Valle Crepuscular

Con el bosque en apuros y las grietas ocupadas, ahora era el momento de atacar. Sylvanas tomó una fuerza de soldados robustos y demoledores y se encontró con el campeón ante el muro. Usando sus poderes de Banshee, mantuvo abierta una pequeña brecha de forma temporal que le permitió a sus fuerzas pasar.

WoWScrnShot_072618_153720

La Horda siguió y se reunió alrededor de la Espada del Maestro. Formaron líneas contra los elfos de la noche que habían amasado un ejército, y fueron reforzados por armamento de asedio. Pero la máquina de guerra de la Horda no se detendría, y cargaron hacia delante.

1024px-Clearing_Them_Out

Sylvanas decidió que movería a todas las tropas de la Horda a Costa Oscura, pero primero tenía que establecer un punto de apoyo en Fuerte del Bosque Negro. Los furbolgs se habían convertido en una histeria, y con sus enemigos entrando desde el norte, la amenaza que representaban las criaturas era una molestia que no podía permitirse. Mientras ella traía más fuerzas al otro lado de la pared, el campeón de la horda mataría a los furbolgs enloquecidos y levantó estandartes de la Horda para afirmar el dominio de la facción.

1024px-Aggressive_Inspiration

Sylvanas regresó con más tropas de Zoram’gar, y les hizo establecer un campamento en el Fuerte conquistado. En su camino de regreso, ella había visto algo interesante. Se llevó consigo al campeón, junto con zapadores y trituradoras a la Orilla Crepuscular. Allí, encontraron a Azerita creciendo alrededor de la isla de Nazj’vel.

1024px-The_Start_of_Something_Good

Después de que los furbolgs fueron asesinados y los Druidas de la Garra fueron enviados a la Arboleda de los Ancestros, los campeones se reunieron con Delaryn y encontraron goblins y sus máquinas infernales profanando la Arboleda. La Trituradora Monstruosa fue derribada por los druidas y el campeón de la alianza, mientras que Delaryn ahuyentó a los invasores. Los defensores se reunieron alrededor del Anciano del Conocimiento Onus.

WoWScrnShot_080518_155029

El explicó que todos los ancestros del bosque estaban conectados entre sí, y que podían sentir una perturbación desde lo más profundo de sus raíces. Podía sentir el rumor de los pasos en la distancia, el estruendoso clamor de la guerra. Con cada rama que rompían, despertaban a los Ancestros. Sus hermanos estaban a punto de responder de la misma manera, porque nada debería interrumpir el equilibrio de la naturaleza. Mientras tanto, los campeones y Delaryn fueron a investigar uno de esos disturbios dentro de Fuerte del Bosque Negro, donde los furbolgs pedían ayuda. La Horda había acampado en su guarida ya que ellos fueron expulsados.

WoWScrnShot_080518_155438

Los héroes de la alianza salvaron algunos de furbolg y sabotearon algunas de las terribles máquinas de guerra de la Horda, salvando docenas de vidas. Volviendo a Onus, la perturbación se había vuelto más severa. Sintió una fuerza poderosa diferente a todo lo que había sentido antes, proveniente de la tierra misma. Delaryn y el campeón de la alianza fueron a investigar en Nazj’vel.

WoWScrnShot_080518_155810

Allí, las fuerzas de la Horda habían tomado la espada del Maestro y ahora estaban bombardeando la isla por una razón desconocida. Nazj’vel estaba brillando, y mientras los elfos de la noche creían que era la luz de Elune, al acercarse se dieron cuenta de que provenía de los muchos depósitos de Azerita que habían aparecido y que la Horda deseaba. Fue la Azerita quien estaba lastimando a Onus. Los elfos de la noche no podían dejar que la Horda recuperara y armara todo el mineral, y se dispusiera a recolectar la mayor cantidad posible, mientras mataban a las fuerzas de la Horda presentes. Entonces, se oyó la voz de Malfurion.

Con la Horda presionando más en Costa Oscura, llamó a todos a reunirse en el Río Culebra. También había búhos brillantes esparcidos entre los árboles, sobre sus cabezas, pero no eran seres vivos del bosque, eran magia kaldorei, los centinelas informaban de todo lo que veían. A medida que la Horda avanzaba a través del Valle Crepuscular, derribaron a los búhos, junto con cualquier cosa que se interpusiera en su camino, como los furbolgs.

1024px-Blurred_Vision

Con los ojos del bosque cerrados, quedaron a oídos. Los ancestros sintieron cada vibración de los pasos de la Horda, informando y ayudando a los elfos de la noche en la defensa de Costa Oscura. La Horda asaltó la Arboleda de los Ancestros, incendiando a los Ancestros y combatiendo a los druidas defensores de la Garra presentes, hasta que finalmente llegó Malfurion, quien se enfrentó a Sylvanas y la Horda, cegándolos antes de irse de nuevo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

8. Estancamiento en el Rio Culebra

Jux Burstkix supervisó la minería de la azerita. El mineral sería primordial en el asalto contra los elfos de la noche, y no se les podría permitir que lo recolecten. La Horda también abrió fuego contra los elfos para evitar que progresen más. La azerita que la Horda logró reunir fue llevado a Zarvik Blastwix en el campamento principal de Fuerte del Bosque Negro, quien lo usó para modificar y mejorar las maquinaria de los goblins.

1024px-A_Gift_of_Azerite

1024px-A_Wild_Ride

Por cada enemigo muerto, dos los reemplazaron en el campo de batalla, en ambos lados. A pesar de sus esfuerzos, los defensores de la Alianza eran muy pocos en número para estar de pie a los pies en comparación con la Horda. Malfurion, el adalid de la alianza y Delaryn retrocedieron y se reagruparon en Darnassus. Para romper el estancamiento en el río, Delaryn y el campeón recurrieron a toda la fuerza de las fuerzas de Darnassus.

El estancamiento fue imprudente para la Horda y se reagrupó en Fuerte del Bosque Negro. La Horda tenía que mantener el rumbo por ahora. Ella continuaría liderando soldados a través de la pared mientras esperaban noticias de Saurfang. Mientras tanto, mantendrían a los kaldorei bajo presión. Allí, los ejércitos elfos de la noche se enfrentaban con las fuerzas de la Horda al otro lado del río.

A los primeros se unieron numerosos poderosos Ancestros, que levantaron y arrojaron gigantescas rocas a las fuerzas invasoras. Los campeones montaron en los grandes arboles Ancestrales, que cruzaron la orilla del río y se estrellaron contra las fuerzas de la Horda. Reunieron a los druidas, a las sacerdotisas de la Luna, a los Centinelas, y a muchos otros, incluyendo dríadas y árboles. Mientras que los campeones de la Horda piloteaban helicópteros con municiones de azerita.

WoWScrnShot_073118_153105

Myara Cantosol, la Capitana del Ejército Darnassiano, envió a cazadoras y lanzadores gélidos para reforzar la frontera sur de Costa Oscura, Centinelas para crear una línea de batalla en el Río Culebra y se llevó a los arqueros de hipogrifos así como druidas para despertar a sus aliados en la Arboleda de los Ancestros. Ella formó parte de la una unidad de respuesta móvil y de reagrupación en Lor’danel. Astarii Buscaestelar también envió un grupo de Sumas Sacerdotisas.

WoWScrnShot_080518_161158

WoWScrnShot_080518_161333

WoWScrnShot_080518_161504

Con las fuerzas de los Elfos de la Noche en Darnassus reunidas, el campeón de la alianza se reunió con Malfurion en Aldea Rut’theran. La flota de los elfos de la noche provenientes de Silithus finalmente había regresado.

1024px-War_of_the_Thorns_Rut'theran

WoWScrnShot_080518_161809

WoWScrnShot_080518_161811

9. Amenaza desde el norte

Colmillosauro y su ejército finalmente lograron abrirse camino desde Frondavil hasta Costa Oscura. En la guarida, Sylvanas observó que los fuegos fatuos se estaban dispersando, una a una, la pared se vino abajo. Ahora era el momento de golpear y tomar el Árbol del Mundo.

WoWScrnShot_073118_220530

Ella envía a nosotros, el campeón de la Horda a Lor’danel, donde nos encontramos con Colmillosauro. La ciudad era todo lo que se interponía en el camino antes de la captura de Darnassus y el reclamo de Kalimdor. Sin embargo, los Elfos de la Noche habían reunido una gran cantidad de tropas importantes como refuerzo en su orilla, suficientes para hacer retroceder a la Horda.

El archidruida creía que era solo cuestión de tiempo antes de que la Horda se abriera paso y atacara desde ambos lados. Sylvanas trató de provocar a Malfurion, así que decidió darle lo que quería y dejó a Lor’danel para tratar de localizar a la Jefa de Guerra. En su ausencia, la Comandante Luna de Verano lideró la defensa de Lor’danel.

WoWScrnShot_080518_162134

Colmillosauro ordenó un ataque rápido para romper sus líneas y matar a los dos comandantes, liderando a la flota y las tropas de campo. Sin liderazgo, su fuerza se derrumbaría. Ni un solo enemigo escaparía hasta que obtuvieran el control sobre el Árbol del Mundo. Lor’danel debía estar en orden cuando llegara la Jefa de la Guerra. Sin embargo, no mataría a inocentes. Mientras no levantaran armas contra la Horda, serían salvados. Serían capturados, interrogados y luego liberados.

Mientras tanto, Morka Bruggu lideró un grupo de infiltrados de la Horda y logró apoderarse de forma encubierta de algunos de los barcos elfos de la noche de la flota kaldorei.

1024px-A_Threat_from_the_North

Lor’danel fue capturado exitosamente, pero Varok sintió que era casi demasiado fácil, y sintió que algo estaba mal. No había habido ninguna señal de Tempestira. Malfurion nunca hubiera dejado que Lor’danel se cayera sin luchar. Creía que la archiduida había ido tras Sylvanas.

Con el ejército de Colmillosauro acercándose desde el Norte y nuestros refuerzos llegando desde el Sur, esto significaba que no estaban en ninguna de las carreteras. Saurfang se dispuso a buscar en el bosque a la Jefa de Guerra, y la encontró al suroeste de la ciudad. Los cadáveres de los soldados de Orgrimmar yacían en el suelo mientras Malfurion luchaba contra Sylvanas.

800px-A_Good_War_-_Malfurion_vs_Sylvanas

Colmillosauro se acercó al archiduida por detrás y lanzó su hacha contra el. Después de felicitarlo y pedirle que terminara el druida, Sylvanas se dirigió a la orilla y se unió al ejército. Colmillosauro se arrodilló en el suelo. Había asestado un golpe deshonroso, no había sido su lugar para interferir. Lamentó su acción.

En ese momento, Tyrande Susurravientos llegó. Ella tomó a Malfurion, pero sabía que la guerra se había perdido, y que Teldrassil pronto caería. Ella le pidió al campeón de la alianza que llevara su hipogrifo a Darnassus y que hiciera la ocupación de la Horda lo más “tolerable” posible. Usaría la piedra de hogar que el rey Anduin le dio para irse a Ventormenta, para atender la herida de su amor y ayudar a su gente a encontrar un respiro de esta locura. El orco los dejó ir, antes de unirse a su Jefa de Guerra en la playa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

10. La Quema de Teldrassil

En la costa devastada, Sylvanas ordenó a la Horda que asegurara la playa y se preparara para invadir el árbol. En medio de los cadáveres, encontró a una Comandante Delaryn Luna de Verano, herida de muerte.

A pesar de todo lo que había sucedido, el espíritu del elfo nocturno se mantuvo completo. Su gente se curaría. Ella le dijo a la Reina Alma en Pena que nunca podría ganar, porque no podía matar la esperanza. Sylvanas con calma volvió la cabeza del comandante hacia el árbol y ordenó a sus tropas que la prendieran fuego.

El hipogrifo del campeón de la alianza llegó a Darnassus ya que estaba ardiendo. Muchas de las estructuras de la ciudad ya se habían incendiado.

WoWScrnShot_080518_163411

Se reunieron con Mia Cringris en el Templo de Elune, quien les pidió que ayudaran a evacuar la ciudad antes de que se convirtiera en ceniza. Apagaron las llamas, rescataron a los civiles atrapados dentro de los edificios y salvaron la mayor cantidad de vidas posible.

WoWScrnShot_080518_163444

Finalmente, el humo llenó sus propios pulmones y se desmayaron. Se despertaron en el Templo, con Mia arrodillada sobre ellos. Le pidió a Astarii que se diera prisa y evacuara, pero, agotada, cerró los ojos. En ese momento, su esposo Genn emergió del portal de Ventormenta y corrió hacia ella. Ella ya no podía quedarse aquí, él la instó a escapar a la capital humana. Una medio inconsciente, Mia se negó, pero Genn la tomó de la mano. Él no la perdería. Escaparon juntos de la ciudad en llamas.

1024px-TeldrassilBfA_1

Y así es como termina uno de los eventos mas oscuros para la Alianza y la Horda en World of Warcraft. La Quema de Teldrassil trajo consigo un montón de opiniones y pensamientos que dividieron a la comunidad de una manera impresionante.

Podcast

En Discos de Norgannon tenemos un podcast exclusivo donde damos nuestra opinión!

Dale clic en el siguiente enlace:

Podcast: Episodio: 024 – La Guerra de las Espinas

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s